25 de noviembre de 2017

5 personajes femeninos contra las convenciones

¡Hola bookdiseos! Celebramos hoy el Día contra la Violencia de Género. Digo celebrar porque, ante todo, debemos acometer nuestra lucha con esperanza y optimismo, y, por tanto, celebrar cada pequeño paso hacia adelante (por pequeño que sea) como la proeza más grande, destinada a erradicar de nuestro mundo la lacra de la violencia contra las mujeres.

En la entrada de hoy, me gustaría proponeros una lista de personajes literarios femeninos que, en su día, rompieron las convenciones establecidas en torno a la mujer. Mi propósito ha sido, además, el de tener en cuenta de dónde viene la narrativa en torno a estos personajes para procurar que, en la medida de lo posible, estos personajes femeninos provengan de un seno creador femenino. Bueno, ¿empezamos?

5. Colette, personaje de Le pur et l’impur, de Colette

Empezamos con un personaje que también es autora, como ocurre en el caso de la escritora francesa Colette. Ella escandalizó a la sociedad francesa de principios del siglo XX con su estilo de vida abiertamente bisexual, que transmitió en gran medida a través del libro Le pur et l’impur.

Colette desafía las convenciones establecidas en torno a la mujer no solo a través de sus relaciones tanto con hombres como con mujeres, sino con una estética que inhibe las fronteras binarias del género. Se pueden encontrar imágenes de Colette tanto en ropajes femeninos, como en traje de chaqueta masculino. Musa de muchos, Colette representa el espíritu más bohemio de la sociedad francesa.

4. Jane Eyre, personaje de Jane Eyre, de Charlotte Brontë

Tenía mis reservas al escribir sobre Jane Eyre, porque al final acaba sometiéndose y cumpliendo con las expectativas impuestas por los discursos. Sin embargo, como lo hace a regañadientes, tras dar lo suficiente que hablar y conseguir una posición de superioridad con respecto a su marido (de acuerdo con los estándares victorianos), al final me he reconciliado con ella. Jane Eyre representa el espíritu de la mujer joven que cuestiona los comportamientos y actitudes esperados en ella por parte de la sociedad.

De hecho, Jane Eyre rompe los moldes de la mujer victoriana cuando rechaza los cortejos de varios hombres de posición muy superior a la suya, así como cuando pretende por todos los medios mantener una vida independiente económicamente. Sin duda, la mejor frase de labios de ella en la novela es: “I am no bird, and no trap ensnares me! I am a free human being with independent will” («¡No soy ningún pájaro, ni ninguna trampa me atrapa! Soy un ser humano libre con una voluntad independiente.»)

3. Adela, de La casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca

¿Qué se puede decir de la grandiosa obra maestra de Federico García Lorca? Nada que no se haya dicho ya, desde luego. Adela representa, nuevamente, la fuerza femenina juvenil en un plantel de mujeres fuertes, pero que, en distintas medidas, van cumpliendo su rol dentro de la sociedad.

Adela se rebela frente a lo establecido y lucha por vencer. Sin embargo, como ya sabréis, esa batalla es muy difícil de librar. Pese a ser un personaje escrito por un autor hombre, se sabe bien que Lorca era un maestro del retrato femenino, sin caer en los estereotipos de los hombres que han escrito sobre mujeres (sí, sí, me refiero a vosotros, Flaubert y compañía).

2. Bertha Mason, de Wide Sargasso Sea, de Jean Rhys

He de reconocer que las que he colocado en los dos primeros puestos son mis favoritas. Bertha Mason aparece en Jane Eyre, novela antes mencionada, cumpliendo el clásico rol de la mujer histérica, que tanto se popularizó en la época victoriana y sigue aún en nuestra época (poned la típica película para televisión de «mujer perturbada se obsesiona con un hombre casado y mata a un montón de personajes secundarios antes de ser encerrada»).

Sin embargo, en Wide Sargasso Sea aparece como protagonista y podemos extraer, como conclusión, que, sin lugar a duda, Antoinette Cosway (Mason antes de casarse con Rochester) es víctima de todos los discursos raciales, coloniales y patriarcales que se dan en la sociedad. Este gran personaje representa la voluntad de luchar por la libertad hasta el último suspiro, aunque ello suponga incendiar hasta los pilares el mundo que ella conoce.

1. Medea, personaje mítico griego

Cuando Jasón, mítico capitán de los argonautas, llega a la Cólquide, conoce en la corte del rey Eetes a su hija Medea. Ella le ayuda a obtener el trofeo del vellocino dorado, pero también mata su hermanastro. Cuando vuelven a Grecia, él la abandona por la joven hija del rey de Corinto y, según algunas tradiciones, ella mata a la nueva mujer de Jasón y a sus propios hijos. Toda la historia de este grandioso personaje está plagada de muertes y asesinatos, pero también de su propio sufrimiento.

Medea para mí supone el emblema del enemigo del patriarcado. Fue sin duda creada por él, para poder imponer el discurso de cómo no debe ser la mujer. De hecho, se conoce que existía la controversia en el mundo antiguo entre aquellos que utilizaban a Medea para infundir terror, y aquellos que consideraban que era un personaje de gran virtud, enfrentado a muchas dificultades. Ya desde los albores de nuestra cultura, la figura de la mujer autónoma se tiñó de los adjetivos que se han ido repitiendo a lo largo de nuestra historia. Medea es bruja, Medea es infanticida, Medea es feminicida, Medea es parricida, Medea es fratricida, y, por último, Medea es aterradoramente independiente, sin temor a luchar hasta morir por su libertad.

Hasta aquí mi recopilación de personajes femeninos poco convencionales. Espero que os hayan gustado y, si no habéis leído las obras en las que aparecen, os pongáis de inmediato, porque son geniales.

¡Salud y lectura!

No hay comentarios:

Publicar un comentario