12 de agosto de 2017

Reseña: El cuento de la criada – Margaret Atwood


¡Hola, bookdiseos! Ya estamos casi a mediados de agosto y os deseo que vuestras vacaciones de verano (aquellos que las tengáis) estén siendo de lo más divertidas y productivas en cuanto a libros se refiere. Hoy os escribe Sur y tal como anuncié en entradas anteriores os traigo una nueva reseña.

Aunque esta obra fue publicada por primera vez en el 1985 ha cobrado gran popularidad y creciente interés en los últimos tiempos debido a la rabiosa actualidad del mensaje que transmite.

Así, El cuento de la criada (The Handmaid’s Tale) nos habla de una realidad distópica que bien podría convertirse en realidad. En los Estados Unidos que conocemos se instaura la nueva República de Gilead amparada en un supuesto ataque de terrorismo islámico. En esta dictadura los derechos de la mujer, así como de libertad de opinión y prensa quedan absolutamente reprimidos en una vuelta a los valores puritanos.

Las mujeres no solo quedan desposeídas de cualquier tipo de derecho, sino también de su propio cuerpo y voluntad. Tanto es así que hasta sus nombres están formados a modo de propiedad (la protagonista recibe el nombre de Defred por pertenecer al Comandante Fred). Cualquier actividad diaria como el comer, el lavarse o el vestirse debe pasar por el férreo filtro de control impuesto por el régimen y cuya vigilancia es ejercida por los Ojos y los Ángeles.

En este las mujeres son clasificadas de distintas maneras según su función en la sociedad. Las Esposas son aquellas mujeres de posición social alta cuya indumentaria debe ser azul, las Marthas se dedican a servir en casa realizando las labores y su indumentaria es siempre verde y, por último, las Criadas tienen la única y exclusiva función de procrear (así lo indica el color rojo sangre de su indumentaria) para dar hijos a los Comandantes que serán criados por las Esposas. Asimismo, también aparecen –aunque con menor relevancia– las Econoesposas, es decir, Esposas de más baja posición social y las Tías, mujeres encargadas de adoctrinar a las Criadas en el camino correcto.

Nuestra protagonista y narradora, Defred, pertenece al grupo de las criadas.  A través de ella conocemos no solo la situación actual en la que se desarrolla la novela, sino también su vida pasada mediante dolorosos flashbacks que ponen en serio peligro su salud mental. LasCcriadas deben, como decíamos, engendrar a los hijos de los Comandantes pues, de otro modo, su destino es la muerte en ejecución pública o el destierro a las Colonias, en donde se enfrentan a la muerte por contaminación de residuos tóxicos.

En todo este entramado la protagonista debe decidir en quién confiar y qué pasos dar para conseguir sobrevivir a una realidad que, aunque escalofriante, resulta al lector de los más familiar.

Mientras la leía, no podía evitar evocar en mi mente grandes obras anteriores a esta como 1984 de George Orwell o Un mundo feliz de Aldous Huxley, libros que podrían ser perfectamente hermanos de esta maravilla creada por Atwood. Pero no solo eso, la situación de Corea del Norte y su inquietante parecido con la novela no dejó de atormentarme hasta el final.

La narrativa de esta autora es fluida, aunque pretendidamente entrecortada respetando así el fluir de pensamientos de la protagonista. Los capítulos son bastante cortos, por lo que su lectura es muy ágil y rápida permitiendo al lector picotear. Las descripciones son un gran acierto de la novela, pues permiten una visualización casi al detalle de los escenarios, contribuyendo a una mayor sensación de desasosiego. Asimismo, la trama se va volviendo más y más oscura y trepidante dejando al lector con ganas de saber qué pasará y quién es quién en esta novela de secretos en la que el lector puede casi palpar la angustia vital de Defred.

Finalmente, no me gustaría olvidar mencionar el tinte claramente feminista del que la autora pretendió empapar a este libro. Las mujeres tienen un papel fundamental y decisivo en esta novela y no son presentadas como meras víctimas o verdugos, todo lo contrario. Son seres humanos cuyos pensamientos y sentimientos escapan al control de un régimen que oprime y encasilla.

Con respecto a la edición, recomendamos la reedición elaborada por Ediciones Salamandra, sobre todo por su Introducción en la que la propia Margaret Atwood habla sobre esta novela y responde de manera clara y contundente a las preguntas más usuales de los lectores.

¿Qué os parece? ¿Os animáis a leerla? Leo vuestras opiniones en los comentarios.

4 comentarios:

  1. Holaaa
    Necesito leer este libro pero ya. Que ganas, y despues, a ver la serie^^^
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Sandry! Espero que le des la oportunidad y nos digas qué opinión te merece. Yo también quiero ver la serie a ver qué tal está.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Hola, Sur.
    Llevaba ya un buen tiempo con ganas de leerlo pero aún no estaba en español, ahora ya está y aún no llega a mi ciudad, creo haberlo conocido en un artículo de distopías que debes leer. Luego con la serie y el feminismo, todo mundo va a traer a Atwood hasta en la sopa y espero que sea algo bueno. Recién hace un año salió un churro juvenil: La joya, y la trama me pareció la versión junior de lo que trae El cuento de la criada, aunque me gustó bastantito. Muchas gracias por este librazo, ya lo quiero tener en mis manos.
    Un abrazo desde La letra como alimento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Sofía! No conocía ese libro juvenil del que me hablas, pero suena bastante interesante. El libro es una maravilla y me encanta que discursos tan potentes como los de Atwood se pongan de moda. Ya nos contarás qué te parece cuando lo leas.
      ¡Besos!

      Eliminar