28 de junio de 2017

Literatura para disfrutar con orgullo


Queridos bookdiseos, hoy es 28 de junio, y esta sería una fecha como otra cualquiera si no hubiera estado marcada, en 1969, por los disturbios de Stonewall. Estos disturbios, en el barrio de Greenwich Village en Nueva York, fueron el germen de las manifestaciones que hoy se conocen como Orgullo. Stonewall Inn fue un bar de la mafia, muy frecuentado por la escena LGBT neoyorquina. Sin embargo, las leyes de la ciudad prohibían la homosexualidad y cualquiera de sus manifestaciones, lo que llevó a numerosas redadas de la policía en bares y otras zonas. Los disturbios fueron la respuesta a estas políticas que se venían llevando desde los 50. Heterosexuales, homosexuales, bisexuales y transexuales se echaron a la calle para pedir que, de una vez, se dejara de criminalizar a seres humanos por su sexualidad.

Pero primero nos gustaría hacer una distinción clave. ¿Qué es un libro LGBT y un libro queer? Fácil, es un libro cuya temática gire en torno a la experiencia LGBT o queer. Sin embargo, esto no quiere decir que cualquier obra en la que el personaje protagonista o varios personajes principales sean homosexuales sea una obra LGBT o queer. Para nada. Un thriller con un personaje gay no es un ejemplo de literatura LGBT, es un ejemplo de un thriller. Si esto no fuera así, ¿dónde está la normalización? La literatura LGBT trata aquellos aspectos relacionados con la identidad homosexual, bisexual o transexual, siendo esta la temática principal. Por ello, la literatura LGBT suele estar compuesta de novelas de crecimiento o memorias. La literatura queer, por su parte, trata la identidad no solo a nivel de sexualidad, sino también a nivel de género, de forma que se cuestiona el binarismo de los géneros masculino y femenino, proponiendo otras vías. Esta literatura trata el fenómeno transgénero, y suele estar combinada con la temática LGBT, aunque no siempre.

Pues bien, aclarados estos conceptos y para celebrar este día, os traemos diez obras y autores que son clave para comprender que en nuestra cultura las identidades sexuales siempre se han representado, y con mucho orgullo. ¡Empezamos!

10.- Safo de Lesbos

La grande entre los grandes, la poetisa griega Safo. Sin ella no es posible comprender la cultura lésbica, puesto que de ella parte su nombre (además, el término sáfica fue utilizado durante mucho tiempo). Su poesía es sutil y vigorosa, plagada de sensualidad y domesticidad. En la poesía de Safo, el lugar para el amor entre mujeres es el terreno del gineceo (zona de la casa exclusivamente de mujeres). Además, ella fue sacerdotisa y maestra de un círculo de doncellas, a las que instruía en las artes liberales y en el arte de amar. Toda una explosión de sensualidad y sexualidad. Grecia, capital occidental de la poesía erótica, en estado puro, chicos.

9.- Sonnets de William Shakespeare

Sí, como leéis. Shakespeare supuso una decepción para la crítica más reaccionaria cuando se interpretaron sus sonetos, y se destapó que estaban dedicados, en un número muy importante, a un hombre. Se excusaron entonces con el hecho de que aquel hombre era su patrón, pero es evidente que las connotaciones sexuales de muchos poemas despejan la incógnita. Sus sonetos muestran una realidad bisexual, en la que Shakespeare mantiene relaciones sexuales con su patrón y con una posible prostituta de raza negra, todo un escándalo para el Renacimiento inglés.

8.- The Well of Loneliness (El pozo de la soledad) de Radclyffe Hall

Novela atrevidísima, que causó un revuelo enorme en la Inglaterra de 1928, puesto que fue la primera en tratar abiertamente una relación lésbica. No en vano le causó numerosos problemas a la señora Hall. En ella, las clases sociales y la sexualidad se enfrentan, al igual que cuestiones de la identidad lésbica, presentando una temática en parte queer en parte LGBT.

7.- Dancer from the Dance (El bailarín del baile) de Andrew Holleran

Esta novela, narrada con un estilo y gusto exquisitos, nos aproxima a la vida de Anthony Malone y Andrew Sutherland. El primero es un brillante abogado que abandona la vida perfecta de acuerdo con los estándares estadounidenses para sumergirse de lleno en la escena gay de Nueva York y Fire Island (lugar vacacional gay de gran popularidad). Sutherland es un drag queen drogadicto y fabuloso, toda una celebridad de las discotecas gay neoyorquinas. Por frívola que parezca la trama, el mensaje es una profunda reflexión acerca de la brevedad de la vida y el disfrute de los placeres físicos como un medio de liberación intelectual. Una joya del grupo de escritores The Violet Quill.

 6.- A Boy’s Own Story (Historia de un chico) de Edmund White

Esta historia es, quizás, uno de los Bildungroman más famosos de la literatura gay. En esta novela, el protagonista narra su evolución desde niño hasta la adolescencia, mientras descubre su identidad y la naturaleza del deseo homosexual. Es comparable a El palomo cojo de Eduardo Mendicutti, que aparece más adelante.

5.- Giovanni’s Room (La habitación de Giovanni) de James Baldwin

Baldwin es considerado como uno de los grandes novelistas contemporáneos estadounidenses, y no es para menos. En esta joya, listada como una de las mejores novelas LGBT de todos los tiempos, un chico llamado David conoce, en París, a Giovanni, ejemplo de masculinidad italiana. Sin embargo, el hecho de que David esté prometido con Hella (cuyo nombre recuerda a la palabra infierno en inglés y se corresponde con el nombre de la diosa nórdica de la muerte), complicará la situación. Esta novela trata una temática tan importante como es el desarraigo y la expatriación americanos, en auge desde la época de la Generación Perdida.

4.- The Normal Heart (Un corazón normal) de Larry Kramer

The Normal Heart fue la cumbre del teatro americano del SIDA. Este teatro cumplió la función de promover el activismo para prevenir la escalada del SIDA en América, que en algo menos de una década se llevó por delante a miles de personas, sin que el gobierno hiciera nada al respecto. Finalmente, tras ejercer presión y por la muerte de algunas figuras culturales por dicha enfermedad, el gobierno empezó a actuar y a ofrecer asistencia médica ante la pandemia. The Normal Heart se centra en los años de 1980 a 1985, época de gran virulencia. Podéis encontrar la película basada en la obra, escrita por el mismo Larry Kramer y protagonizada por Mark Ruffalo y Matt Bomer, con la aparición de otros actores como Jim Parsons.

3.- Orlando de Virginia Woolf

Este clásico ni siquiera sabía que estaba siendo la primera gran novela queer cuando se publicó. En ella, Woolf nos acerca a la vida de un noble inglés que, tras gozar de todos los privilegios que su sexo y posición le proporcionan, se transforma de la noche a la mañana en mujer. La transformación no le deja más remedio que aprender a vivir como mujer, mientras aún razona cuál es su verdadera identidad. Novela compleja, típica de Woolf, pero que no deja de ser un clásico de literatura feminista y bello ejemplo de novela queer.

2.- Los novios búlgaros de Eduardo Mendicutti

Por fin un español, y de los buenos, además. Mendicutti tiene un estilo inconfundiblemente andaluz, que consiste en contar tragedias mientras te hace reír. Esta novela nos acerca a la vida de un hombre homosexual rico de Madrid y sus relaciones con un prostituto búlgaro. Absolutamente desternillante, esta novela cuenta las crudezas de la prostitución y desciende al fondo de la ternura y la conmiseración humanas. Cuando la leí, no sabía cuándo dejar de reír y empezar a llorar, y viceversa.

1.- The City and the Pillar (La ciudad y el pilar de sal) de Gore Vidal

Su editor le dijo que nunca le perdonarían esta novela, y no se equivocó. Cuando se publicó en los 50, fue un completo best seller y escándalo público en la sociedad estadounidense. Vidal fue el primero en destapar la subcultura gay estadounidense y los sitios donde se concentraba. Además, la aparición de figuras famosas bajo seudónimo llevó a la caza de brujas entre las estrellas del cine y la cultura estadounidenses. Pero, sin lugar a dudas, lo que más me gusta de esta novela es su manera de coger uno de los grandes textos americanos, Moby Dick, y adaptar su historia para uno de los grandes textos de la literatura gay.

Hasta aquí la lista, chicos. Evidentemente, nos dejamos miles de obras y autores en el tintero (Christopher Isherwood, Djuna Barnes, E. M. Forster, Propercio, Petronio, André Gide, Marcel Proust…), pero es que si no nos pasamos el día entero recomendando libros y autores. Ya sabéis, si os ha gustado, dejad un comentario, y si no, también.

23 de junio de 2017

Noche de San Juan: magia y literatura


¡Hola, bookdiseos! Esta entrada va dedicada a la noche de San Juan, que es una noche muy especial y literaria. En nuestro país la celebramos con hogueras en la playa (los que tenemos playa) o en la calle, donde quemamos figuras representativas del santo. Sin embargo, esta tradición, como se puede ver, no es realmente cristiana. San Juan proviene de los ritos paganos que celebraban la llegada del verano.

En los países nórdicos y germánicos se celebra especialmente este día, ya que es propio de la tradición de la antigua religión nórdica, y se asocia a rituales religiosos y mágicos. Precisamente para recordar estas tradiciones, os traemos una obra de teatro muy conocida. Hablamos de A Midsummer Night’s Dream o Sueño de una noche de verano, de William Shakespeare.

Esta pieza teatral es genial, porque, cuando la terminas de leer, resulta imposible no quedarse un rato pensando qué demonios acabamos de leer. Esta es una comedia de enredos amorosos, magia y hadas, a un nivel teatral muy superior que otras comedias shakespearianas. La música y el baile hacen de esta pieza teatral un magnífico ejemplo de musical.

Pero la noche de San Juan puede convertirse en la peor pesadilla de cualquiera, puesto que no deja de estar envuelta en ese manto de lo ritual, de la locura transitoria y el desenfreno. En esta noche, de un momento a otro, la peor naturaleza del ser humano puede abandonar lo más oscuro del alma y tomar posesión del cuerpo.

O eso, al menos, parece ocurrir en nuestra otra recomendación. Fröken Julie o La señorita Julia, de August Strindberg, narra la historia de una joven noble y su affaire con Juan, el mayordomo de la casa, mientras el padre de esta se ausencia del domicilio. Esta pieza teatral transcurre en una fecha muy importante para la cultura sueca: Midsommar. La noche de San Juan culmina una semana entera de festejos en Suecia, y muchos suecos sienten que esta noche debería ser su Nationaldag. Pues bien, Strindberg escandalizó a todo el mundo con su pieza, puesto que la lucha de clases se transfiere al terreno de las relaciones amorosas y sexuales, con catastróficos resultados que enfurecieron a la nobleza nórdica. Nunca se lo perdonaron a Strindberg, al que jamás le importó, ya que su literatura no dejó de ser incómoda para su tiempo. Así, la noche de San Juan, día de vital importancia, también puede suponer un momento de cambio total, a nivel personal y social.

Hasta aquí las recomendaciones bookdiseos. Animaos y leed estas dos obras de teatro. Son breves e impactantes, perfectas para leerlas y después salir a celebrar la noche más mágica del año.

21 de junio de 2017

Reseña: Maus - Art Spiegelman


¡Hola bookdiseos! Hoy es 21 de junio y, según el calendario, empieza el verano. Digo según porque llevamos varios días con los termómetros a punto de explotar, al menos en España. En estas épocas de tantísimo calor a mí me gusta envolverme en lecturas frías, ya sea por el sitio al que te lleva o porque la historia en sí te deja el corazón helado. Aun así, no dejéis de pasaros por la entrada de Norte en la que os recomienda 5 lecturas veraniegas.

Uno de estos libros fríos es Maus, un cómic de Art Spiegelman que está ambientado en la Segunda Guerra Mundial. Aun no os he comentado que me apasiona la historia en toda su extensión y que adoro cuando un libro te da datos históricos que desconocías y te hace viajar al pasado. En especial mis etapas favoritas son la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Civil española, así que este cómic era perfecto para mí.

Maus es la biografía holocáustica de Vladek Spiegelman, el padre del autor de este cómic, en la que se relatan las distintas vivencias del mismo en la Segunda Guerra Mundial. El dibujante trata la historia a modo de entrevistas con su padre, por lo que, a través de múltiples flashbacks, podemos vivir tanto el proceso recopilatorio de información por el que pasó Art Spiegelman, así como por la propia historia que relata su padre.

Debo reconocer que la primera vez que me topé con este cómic, en la universidad, no me llamó nada la atención. La ojeada que le eché me hizo pensar que el dibujo era muy simple, que no había nada de color y que parecía una de esas tiras cómicas en blanco y negro que suelen aparecer en la parte de atrás de los periódicos. Con estas cosas me encanta equivocarme. Un par de años después, mi amigo Pisístrato me recomendó que me leyera el cómic y de hecho me lo dejó. Por ello, le estaré eternamente agradecida.

El autor muestra una historia escalofriante, terrible y espantosa con un dibujo sencillo en blanco y negro. En mi primera ojeada eché de menos el color, en mi lectura comprendí perfectamente que a una historia así le sobraba. No se puede colorear porque hasta aquellos que lo vivieron, lo vivían en blanco y negro, quizás gris. Es perfectamente comprensible que un libro así obtuviera el Premio Pulitzer, porque si os soy sincera es una obra absolutamente maravillosa aunque esté envuelta en tanta oscuridad.

Maus no es un simple cómic o una simple historia. Maus es una vivencia. Una batallita de esas que nos cuentan los abuelos y que nos dejan embobados escuchándolos. Maus es una de las mejores narraciones sobre la Segunda Guerra Mundial que han pasado por mi vida. Libros, documentales, artículos, películas, series. Ninguna ha sabido plasmar el dolor, el terror y las circunstancias de aquella época mejor que en Maus. Por supuesto, el mérito es preciso dárselo al autor.

Sinceramente, queridos bookdiseos, si os interesa un mínimo la Segunda Guerra Mundial, el holocausto, el mundo del cómic o las historias frías debéis (obligación) leer esta obra. Un refrescante abrazo,

19 de junio de 2017

Juegos literarios: Rory’s Story Cubes

¡Hola, bookdiseos! Pronto se acercan las vacaciones de verano (al menos en nuestro país) y con estas, el tiempo libre. No sé si a vosotros también os pasa, pero a mí me da la sensación de que con tanto tiempo libre a veces uno no sabe qué hacer para divertirse.

No debemos dejar cabida al aburrimiento en nuestras vacaciones y es por eso que hoy os traigo este juego. Los dados Rory’s Story Cubes son una opción (más o menos económica, pues cuestan unos 10 euros en Amazon) para divertirnos mientras desarrollamos nuestra faceta más creativa y literaria.

A estas alturas os estaréis preguntando, pero… ¿cómo se juega? Pues os lo voy a explicar. Hay muchos tipos de dados según su función y el diseño de los mismos. Por ejemplo, en las imágenes os mostramos los más comunes para contar historias (caja naranja), los dados de acción (caja azul) y dos expansiones: clues (caja lila) y enchanted (caja rosa), cuyos dados recogen escenas de detectives o de cuentos de hadas respectivamente.

Las cajas de Story Cubes estándar traen 9 dados con imágenes en todas sus caras, mientras que los de expansión cuentan con solo 3. Para jugar el propio juego indica una serie de modos de juego y unas indicaciones generales sobre su funcionamiento. Así, nos explican 3 opciones: érase una vez, mi héroe o historias épicas.

En el modo érase una vez cada jugador debe tirar los nueve dados y contar una historia distinta en cada turno. Para ello, tomará 3 dados para el planteamiento, 3 para el nudo o desarrollo y 3 para el desenlace de su historia, siempre basándose en lo que las imágenes del juego le sugieran.

El modo historias épicas requiere de mayor tiempo y coordinación entre los jugadores. En este modo de juego, se tirarán los 9 dados y cada uno de los jugadores inventará un capítulo de una historia más larga. El último de los jugadores debe atar todos los hilos de la historia y ponerle un digno broche. ¿Mucha responsabilidad, verdad?

Mi héroe consiste en, primero, tirar 3 dados para crear un héroe a partir de ellos y, segundo, volver a tirar los 9 dados e inventar la historia del héroe que previamente hemos creado. Os muestro un ejemplo, usando los 3 dados de la imagen se me ocurre el siguiente héroe: Su nombre es Lola Magnetic, tiene fobia a las alturas y el poder de poder teletransportarse a cualquier lugar que lea en los libros.

Este juego, aparte de servir para pasar un rato entretenido con los amigos, tiene muchas más posibilidades. Por ejemplo, es una herramienta muy interesante para aquellos docentes de Lengua española y Literatura, profesores de lenguas extranjeras o de español para extranjeros (L2). A través de ellos, los alumnos pueden trabajar sobre la narración (en el caso del aula de Lengua) o aprender a usar un mayor vocabulario y a unir frases a través de conectores (en el caso de las lenguas extranjeras). Aquí os dejo un enlace interesante: http://abcdeele.com/storycubes/

Como veis, este juego da para horas y horas de diversión y creación. Además de los dados que os mostramos aquí, existen muchas otras versiones sobre viajes, prehistoria, etc. Para aquellos que seáis fan del ahorro, os informamos que podéis encontrar una versión más barata en la tienda Tiger.

¿Qué os parece? Aquí os dejamos una tirada de los 9 dados… ¿os atreveríais a crear una historia con ellos en la que Lola Magnetic sea la protagonista? 


17 de junio de 2017

5 libros de Norte para el verano


¡Buenos días, bookdiseos! Se acerca el verano y, por eso, os traemos una lista de libros y obras que, para mí, tienen un regusto veraniego, ideal para los días de sol, calor y playa. Como ya sabéis, nosotros vivimos lo suficiente al sur para saber de qué hablamos. Pues bien, ¡comenzamos!

5. Poesía persa

Quizás no la conozcáis, y es lógico, puesto que en español hay muy pocas ediciones, aunque en los últimos tiempos han salido unas cuantas. Sa’adi, Rumi, Hafiz, Omar Khayam… Yo los he leído en traducciones al inglés y al francés, y son geniales. Sus poemas tratan el amor, el banquete y la exaltación del placer de los sentidos como vínculo con el mundo divino. Color, calor, pasión mezclados en un mismo rubai (estrofa de cuatro versos típica de esta poesía). Para noches de verano al fresco.

4. The Martian Chronicles – Ray Bradbury

Un clásico de la ciencia ficción, Las crónicas marcianas de Bradbury me recuerdan a los días de verano en los que el calor es tan intenso e insoportable, que la vista se te distorsiona. El Marte que pinta este genial autor aparece como un terreno peligroso, no por lo que hay fuera, sino por lo que cada individuo lleva dentro de sí. Esta genialidad es para cuando no puedes salir de casa, por temor a derretirte.

3. Complete poems – Elizabeth Bishop

Los poemas de esta mujer tienen mucho que ver con sus vivencias en Brasil. Además, describen escenas de pesca y de playa, lo que nos acerca aún más al refrescante tacto del agua en un día de verano. Bishop posee, por otra parte, la gran cualidad de hacer que veas lo que ella quiera de forma absolutamente perfecta. Ideal para ir a la piscina.

2. The Old Man & the Sea – Ernest Hemingway

Clásico donde los haya, El viejo y el mar debe acompañar a todo veraneante que se precie. Esta historia, narrada meticulosamente con este estilo tan propio y que tantos han imitado sin éxito, te lleva directamente al medio del mar. Y entonces te das cuenta de que quizás el mar no está solo fuera, sino también dentro. Genial para ir a la playa, tumbarte en la toalla y leer mientras escuchas el rugido de las olas para meterte en situación.

1.      L’étranger – Albert Camus

El extranjero es quizá la novela que menos leerías en verano. Sin embargo, leerla reporta beneficios que van más allá de echar un buen rato. Esta novela aplasta con su calor como un termómetro a 45º, pero te sumerges. Camus tiene fama de ser un autor desesperante y, no os engaño, lo es. Sin embargo, esta es una de esas historias que todos deben leer, para gritar de impotencia en mitad de la playa. Ya sabéis que me gusta exagerar. Esta novela es ideal para pasear por la orilla mientras atardece, y así recrear una de las escenas clave de la trama.

Hasta aquí nuestra lista de libros para el verano. ¿Habéis leído alguno? ¿Os parecen buenas sugerencias? Ya sabéis, si tenéis algo que decir, ¡dejad un comentario!

15 de junio de 2017

Literatura & Música I - Paris


¡Hola, bookdiseos! Hoy es juernes, así que os traigo una entrada algo diferente a lo que solemos ofrecer. ¡La de hoy es una entrada musical!

Pero, wait, ¿no era este un blog literario? Pues sí, por eso la música viene acompañada de una curiosidad literaria. Hoy suena… Paris de The Chainsmokers.




Esta canción hace ya varios meses que salió, a principios de año 2017, pero, si os soy sincero, a mí me huele a verano. Su letra nos cuenta la historia de una pareja, como ya nos vienen acostumbrando desde The Chainsmokers, de niños ricos incapaces de disfrutar del lujo, puesto que les resulta muy difícil hallarle un sentido a la vida. Visto así, parecen personajes de Fitzgerald (como en The Great Gatsby o This Side of the Paradise). La letra no es espectacular, pero está muy bien hilada con el sonido solitario, melancólico y nostálgico que parece ser el sello de este dúo de DJs.

Pero ahí no está la literatura, qué va. La gracia está en que al principio del vídeo que os he colgado aparece lo siguiente, disculpad que omita la transcripción fonológica mal hecha que ponen:

paris n 1: a sentimental yearning for a reality that isn’t genuine 2: an irrecoverable condition for fantasy that evokes nostalgia or daydreams

paris n 1: añoranza sentimental por una realidad no genuina 2: predisposición irreversible hacia la fantasía que evoca nostalgia y divagaciones

Esto es genial. Ese estado de paris en el que están los personajes de la canción se repite como una letanía todo el rato. We were staying in paris, we were staying in paris… Creo que es el mayor atractivo de la canción, ya que es un recurso muy ingenioso, que juega además con el hecho de que tanto en Francia como en Estados Unidos hay alguna que otra París.

Sehnsucht de Caspar David Friedrich
Dicho sentimiento de añoranza por una realidad inalcanzable que ellos expresan como paris es un invento sobre algo que ya existe. En el Romanticismo alemán se acuñó el término Sehnsucht, que expresa ese deseo por una realidad que solo existe en la imaginación del hombre. Esa búsqueda de lo irreal fue un motivo muy importante para el arte romántico alemán y, por extensión, para el resto del arte occidental. Sehnsucht es el cuadro de Caspar David Friedrich en el que el caminante contempla el mar de nubes, como deseando encontrar la realidad que él busca ansiosamente.

También este término impregna la poesía, como en los versos de Goethe: Kennst du das Land, wo die Zitronen blühn… (¿Conoces la tierra, donde los limoneros florecen…?). Os recomiendo el resto del poema, no tiene desperdicio. También recurre mucho a este motivo en su West-östlicher Divan o Diván de Oriente y Occidente, antología de poemas de inspiración oriental, al estilo persa.

En definitiva, como cuando hablábamos de Goethe y la adolescencia, resulta que no hay nada que el Romanticismo alemán no haya inventado. Ni siquiera una canción de The Chainsmokers.

Espero que os haya gustado esta entrada, y veáis esta canción con nuevos ojos. Si tenéis alguna sugerencia de canción, podéis comentarla.

14 de junio de 2017

Reseña: Duermevela – Carlos Gamissans


¡Hola, queridísimos bookdiseos! Hoy os escribe Sur. Ante todo, me gustaría disculparme con vosotros por todo el tiempo que os he tenido abandonados –los estudios y el trabajo no perdonan–. Pero tranquilos porque ya he vuelto y ahora con más ganas que nunca.

Ya habréis visto en nuestras redes el último envío de nuestra editorial favorita Gatopardo ediciones con la última obra de Barbara Pym (Amor no correspondido) y estoy deseando leerlo y contaros mi experiencia en próximas entradas. Sin embargo, el motivo que me trae hoy por aquí es la última novela del escritor y periodista Carlos Gamissans, que no es otra que Duermevela.

Esta novela breve nos hace partícipes de la doble historia de Juan: la de sus sueños –o, mejor dicho, la falta de ellos en una noche de insomnio– y la de su carrera como periodista en un asfixiante descenso a los infiernos o, lo que es lo mismo para Juan, un retorno al seno familiar del que siempre quiso huir.

Cabe destacar que esta novela quedó finalista en la edición del Premio Literario Internacional de la agencia Punctum como novela inédita en 2016 y, la verdad, esto resulta comprensible. La narrativa del autor es fluida y fresca sin demasiadas florituras o circunloquios que puedan desviar la atención de la trama principal. Esto, aunque debería de ser lo esperable, es un factor muy favorable a tener en cuenta, pues esta técnica no prolifera demasiado hoy en día. Esto hace que el libro sea bastante fácil de leer. El autor se muestra seguro en el terreno de la narrativa, lanzándose, incluso, a introducir neologismos tales como «onironauta»

El libro está narrado en primera persona, desde la perspectiva de Juan en casi todos los capítulos, exceptuando dos en los que Sonia y el padre del protagonista son los encargados de hacernos llegar su opinión sobre este.

La historia está dispuesta modo de mosaico al más puro estilo celiano (recomendamos clásicos como La colmena) en los que los flashbacks y los flashfowards son los protagonistas. Esto nos parece bastante atractivo, sin embargo, consideramos que, a veces, estos no están del todo bien hilados y complican innecesariamente el seguimiento de la trama. En esta, como ya os adelantábamos, saltamos del presente –en el cual la carrera profesional del protagonista se ha ido al traste y se ve resignado a vivir con sus padres– al pasado, en el que se recuerdan las glorias pasadas de un periodista que cuenta con menos escrúpulos que ansias por ascender a toda costa.

Los personajes en esta novela no son demasiados, aunque sí bien desarrollados, sobre todo en el caso del protagonista. Juan me recuerda a personajes como los que transitan por los libros de Bukowski. Es un personaje que busca la reacción del lector no desde el afecto y la empatía, sino desde el asco y la pena. Juan es capaz de venderse a cualquier ideología o partido político imperante con el simple propósito de obtener más notoriedad y mejores condiciones económicas. Así, no duda en traicionar a compañeros o abandonar a su expareja en cuanto la situación lo requiere. En cuanto a Sonia, su ex, solo sabemos, a través de ella misma, que es una chica que no asume la ruptura con Juan y que sigue enganchada a él a pesar de observar con decepción el devenir de su carrera profesional.

Asimismo, aparecen a lo largo del libro todo tipo referencias a personajes de la actualidad política, tales como Esperanza Aguirre o Pablo Iglesias, en un ejercicio de actualidad y verosimilitud que aporta ficticia verdad a los hechos que se narran.

Nos parece especialmente interesante el planteamiento metaficcional al estilo cervantino que se marca el autor cuando en el capítulo 9 –narrado en primera persona por Sonia– cuando se insinúa que el libro que tenemos entre las manos está escrito, nada más y nada menos que por ella misma.

Finalmente, destacamos la fiera crítica sobre la manipulación de los medios de comunicación sin entrar demasiado en partidismos, así como la falta de rigor y el enchufismo en los certámenes literarios que se hace en Duermevela.

¿Qué os parece, bookdiseos? ¿Os animaríais a leer esta novela? ¡Espero vuestros comentarios y opiniones al respecto!

3 de junio de 2017

Reseña: Nunca es tarde para morir - Pablo Palazuelo


Cuando era adolescente me bebía con ansias libros de 500, 700 o incluso 1000 páginas. Tal vez la culpa la tuviera el género literario que leía, pues en su mayoría era fantasía juvenil. Ahora que tengo más edad y me rodeo de amigos con inquietudes literarias bastante interesantes, se puede decir que me he vuelto algo más exquisita a la hora de comprar o leer un libro. Por supuesto, esa pequeña metamorfosis literaria ha afectado también a la extensión de los libros que escojo o recomiendo. Normalmente, el número de páginas de estos oscila entre 100 y 300, aunque por supuesto hay excepciones.

Muy a mi pesar Nunca es tarde para morir no sería una de esas excepciones, ya que dudo que lo comprara o recomendara motu proprio. Como ya reflejé en una de mis entradas anteriores, uno de los géneros que más me gusta es la novela negra, por la intriga, la nocturnidad, la ansiedad y a veces el miedo que puede envolver la obra. Sin embargo, Pablo Palazuelo no ha conseguido que tenga la sensación de estar ante una lectura de suspense sombrío, si no que más bien me ha llevado a un suspense de madrugada en la que desaparecen los monstruos de la noche, el peligro y la violencia, por lo que en numerosas ocasiones he querido abandonar el libro y abandonarme al sueño. 

Tratando de realizar un análisis más extenso, debo decir que lo primero que llama la atención es la extensión de la obra. Escribir un libro no es una tarea fácil y escribirlo con tantas páginas puede ser una tremenda odisea. El problema real aparece cuando la cantidad excede a la calidad. Me explico. Si un libro extenso tiene un comienzo que no logra atraparte o una cantidad notoria de páginas, pongamos 100, que no han conseguido despertar tu interés, puede hacer que el lector tenga una u otra disposición al leer. En mi caso, quise abandonar bastantes veces este libro.

Por otra parte, uno de los mejores métodos hipnóticos literarios son los personajes. De hecho, unos protagonistas con carisma, con una capacidad de resolución de los problemas admirable, con unas salidas elocuentes y un humor característico pueden salvar una historia que no termina de enganchar. En esta obra no he podido apreciar personajes, a pesar de que hay bastantes, que te atrapen de esa forma especial. De hecho, algunos me producen cierto rechazo por ser poco creíbles, monótonos y lánguidos. 


En cuanto a la técnica narrativa del autor, debo resaltar que es fresca, sencilla y fácil de leer. No se para en tecnicismos ni en grandes desarrollos de difícil comprensión como suelen tender algunos nóveles del suspense. La longitud de las frases es adecuada puesto que tienen la extensión que exige cada momento. Además, de su escritura se puede extraer el gran trabajo de documentación que tiene detrás. Como punto negativo destacaría los diálogos, que tal vez son demasiado explicativos y le dan a la novela pausas completamente innecesarias.

Por último, solo me queda añadir que personalmente no me gusta la publicidad que se le da en la plataforma Amazon. Es preferible dejar al lector que construya su propio juicio sobre si la novela o no la mejor novela de suspense de todos los tiempos. Si bien es cierto que las estadísticas de compra en la mencionada página son realmente exitosas, una publicidad de estas características puede crear un hype (expectativas) que se torne en decepción. Creo que hay que ser humilde y justo con el lector, pues es aquel quien te lee el que hace que tu obra triunfe o no.

Y esto es todo bookdiseos. Como habéis podido observar últimamente he leído mucha novela negra, por lo que ahora quiero cambiar de género y centrarme en otro tipo de literatura. Y vosotros ¿habéis leído el libro? ¿coincidís con mi criterio? Nuestro blog se nutre de vuestros comentarios así que ¡a dar mucho amor! Os quiere

1 de junio de 2017

Recomendación del mes: City of Night - John Rechy


Buenos días, bookdiseos, y feliz mes de junio. Hoy os traemos, como ya es costumbre desde abril y mayo, ¡la recomendación del mes! Antes que nada, me gustaría dejar claro que la elección de este mes tiene mucho que ver con que tenemos por delante un mes de reivindicación de la libertad de amar y desear a quien queramos. Por todo eso, la recomendación de este mes es… CITY OF NIGHT!

Muchos os habréis quedado igual, lo entiendo. Aunque este libro es un clasicazo de los pies a la cabeza, lo encontrarás en pocas estanterías y, menos aún, en pocas revistas o estudios de referencia. Cuando os explique de qué va, me comprenderéis perfectamente. Pero antes, necesitáis banda sonora para entender esta entrada, os dejo una canción que encaja perfectamente con el sentido del libro del que hablaremos.


City of Night nos acerca a la vida de un joven, sin nombre durante la novela, que abandona su hogar natal en El Paso para viajar por distintos lugares de Estados Unidos, trabajando como prostituto masculino. ¿Veis cómo era fácil de entender que quedara en la sombra? Durante el relato, este chico viaja a Nueva York, Los Ángeles, San Francisco y Nueva Orleans, y nos da a conocer los bajos fondos de finales de los 50 y principios de los 60 de estas ciudades.

¿Qué tiene este libro? Pues resulta difícil de explicar. Este libro es duro, pero al mismo tiempo demuestra una sensibilidad, una profundidad psicológica en el personaje protagonista, que es un trasunto de John Rechy, el autor, y una capacidad narrativa admirables. En esta obra, las ciudades son ciudades de la noche para demostrar el lado oscuro, el lado oculto de los Estados Unidos. Cuando la noche cae, la pesadilla es real, y es tan extensa como extensas son las ciudades y las carreteras del país. Una cosa que impacta de este libro es cómo el cuerpo se puede convertir rápidamente en una mercancía con la que negociamos y que, a la vez, nos sirve para escudarnos de nosotros mismos. Sin duda, el protagonista de esta novela no quiere aceptarse a sí mismo ni a su sexualidad, y para ello necesita pensar que, si se prostituye, solo lo hace por dinero, sin comprometer su sexualidad.

Además, la temática del viaje por Estados Unidos no es más que una metáfora del viaje que el personaje hace por sí mismo. Ya hablábamos en otro post de On the Road y en otro del Bildungsroman o novela de crecimiento. Pues City of Night es una versión de On the Road, pero, en mi opinión, de una calidad considerablemente mejor que la novela de Kerouac. En City of Night, el protagonista necesita escapar, necesita huir constantemente de donde esté porque su viaje es también interior. Se está buscando a sí mismo, y el problema es que no sabe cómo encontrarse.

La novela es una enorme galería de personajes: heterosexuales, homosexuales (masculinos y femeninos), transgénero y transexuales, drags… Y, en ese mosaico, lo triste es darse cuenta de que todos se sienten vacíos y alienados de sí mismos, porque quedan ocultos en las sombras de la ciudad de la noche. Las ciudades en sí son representaciones de ideas abstractas. Nueva York es la capital del consumo, donde solo cabe ser un producto incansable, inagotable. Los Ángeles es la ciudad de la juventud y la belleza, donde no tiene cabida el perder estos atributos. Nueva Orleans es, sin lugar a dudas, el mismísimo infierno. Esta última ciudad corresponde a la última parte del libro, cuando se celebra el Mardi Gras, el carnaval. Estos días están descritos con una narrativa confusa, vertiginosa y demencial. Cuando la gente se disfraza y decide ser otra cosa durante los frenéticos días del Mardi Gras, lo único que hacen es, una vez al año, quitarse la máscara y exponerse como en realidad son, criaturas contradictorias, desquiciadas y peligrosas.

Por último, os digo que podéis encontrar esta novela en Amazon en inglés, en la editorial Souvenir Press, y en español, publicada en Egales. Al igual que la edición en inglés, la edición española ha pasado por muchas aventuras antes de ser publicada. Las cosas de la censura.

Os dejo el primer párrafo de la novela, traducido por mí, espero que os guste:
Más tarde me imaginaría América como una enorme Ciudad de la Noche, extendiéndose estridente desde Times Square a Hollywood Boulevard –con parpadeo de máquina de discos y gimiendo rock-n-roll: América por la noche fundiendo sus oscuras ciudades en la inconfundible figura de la soledad.

¿Os ha gustado? ¿La habéis leído? ¿La queréis leer? ¡Dejad un comentario y disfrutad de la lectura!