17 de agosto de 2017

Book haul bookdiseico


¡Hola Bookdiseos! El clima del verano, el tiempo libre, las estanterías llenas de libros que no te apetecen leer y el aire acondicionado de las librerías son la excusa perfecta para comprar más libros. No podéis mentirnos, sabemos que muchos de vosotros practicáis el noble arte del tsundoku, es decir, comprar libros y luego no leértelos, pero ¿quiénes somos nosotros para juzgaros cuando tampoco podemos resistirnos a comprar libros? Pues bien, sobre esto va nuestra entrada, sobre los libros que hemos adquirido el pasado mes de julio y el principio de agosto. Aquí tenéis nuestro (redobles)… ¡BOOK HAUL BOOKDISEICO!

Tanto Demian como El cuento de la criada ya han sido reseñados en entradas anteriores. Si queréis leer sobre Demian entrad aquí, y si queréis leer nuestra reseña de El cuento de la criada, podéis hacer clic aquí. Ambos libros los adquirimos en la sección de librería de unos conocidos grandes almacenes. A Sur le atrajo desde el principio este libro y, al verlo en el estante, no pudo resistirse. A Norte le pasó algo parecido, porque siempre había deseado leer algo del Nobel alemán. Al final, tras pensárselo mucho, decidió satisfacer sus ansias librescas y lo compró. Ya sabéis, si queréis conocer mejor la experiencia de uno y otro con sus lecturas, visitad sus reseñas. Os aseguramos que no os decepcionarán.

En el caso del libro de Cortázar, este fue un regalo que le hicieron a Sur (se lo regaló un punto cardinal, pero, eh, guardad el secreto). Sur es muy fan de este escritor hispanoamericano, y os hablará con mayor detenimiento en una entrada que está escribiendo sobre su "Colección Cortázar", que nunca deja de crecer. ¿No os parecen preciosas estas ediciones ilustradas?

Si miramos ahora al occidente, Nick and Norah's infinite playlist es uno de esos libros de amor adolescente que tanto le gustan a Oeste, pero podría decirse que mejorado ya que a primera vista parece que la unión entre nuestros protagonistas será la música. Ya hemos hablado en bookdisea de otros libros con banda sonora, como Kitchen, reseñado hace poco por Este, y quizás en este caso nos encontremos con algo parecido. Pasamos a las ediciones de 1£ de Penguin de las que Este y Oeste se han hecho muy fan. Uno es un libro de Nietzsche, cortito pero intenso, para volver a reencontrarnos con el autor y quizás coger el valor de leer otras de sus obras. El otro es un libro que habla sobre las sufragistas, con textos e imágenes de la época para poner el movimiento en perspectiva. Por último, vemos un libro titulado Wicca que dejaremos un poco más en el aire ya que Oeste lo reseñará y compartirá toda su magia con todos vosotros cuando lo termine.

Para finalizar, el punto cardinal más oriental rompió la hucha el último mes y trae al book haul bastantes libros que nombrar. Dentro de la poesía encontramos al francés Charles Pierre Baudelaire con Las flores del mal, una obra que hizo a Este temblar en muchos sentidos. Por otra parte, Josefa Parra con La hora azul se apareció de repente para ser rescatada y de ser completamente anónima paso a ser amada. En cuanto a narrativa, adquirió La casa del espejo por su amor incondicional a Lewis Carroll y a su país de las maravillas; y también Atlas de geografía humana de Almudena Grandes para seguir en sintonía con esta gran autora. Finalmente, Este quiso probar a que sabe la literatura islandesa con The Saga of Gunnlaug Serpent-tongue; y averiguar si la comedia tendría lugar dentro de la filosofía con El diccionario del diablo de Ambrose Bierce.

Y hasta aquí el book haul de nuestras últimas adquisiciones, ¿os ha gustado? ¿conocéis las obras? ¿Llenar la estantería de libros es placentero o por el contrario solo sirve para acumular polvo? Si tenéis alguna pregunta, duda o sugerencia no dudéis en escribirlos en los comentarios o en nuestro correo particular. ¡Hasta otra queridos bookdiseos!

15 de agosto de 2017

Reseña doble - Romances artúricos medievales

Tal y como leéis, bookdiseos: ¡hoy os traemos una reseña doble! El motivo de que haga una doble reseña es que los libros que nos ocupan son bastante breves y de temática muy parecida, lo que se presta a una reseña comparativa. ¿Sabéis lo que es un romance? No me refiero, podéis suponer, a una trágica y erótica historia de amor, que es la acepción que solemos utilizar.

¡BIENVENIDOS A LA EDAD MEDIA!

Un romance medieval es un relato de caballería que nos acerca a las peripecias de algún héroe de la tradición popular. En esta narración, por lo general en verso, el caballero lucha contra otros caballeros, poderosas brujas y hechiceros, gigantes… Estos romances conocieron gran fama en su época y siguen siendo una fuente de la que bebemos todos en nuestro día a día. Por ejemplo, ¿cuántas películas de caballeros conocéis? Mejor todavía, ¿cuántas películas del Rey Arturo conocéis? Las películas, por su difusión, brevedad y artificio, son los romances de hoy en día y, por esta misma razón, se retroalimentan a partir de los antiguos romances medievales.

Pues hoy reseñamos dos de los más famosos romances medievales: Sir Gawain and the Green Knight (Sir Gawain y el caballero verde) y Yvain ou le chevalier au lion (Yvain o el caballero del león).

Sir Gawain y el caballero verde

Empezamos por este relato medieval inglés. En esta historia, un enorme caballero vestido de verde aparece un buen día en la corte del Rey Arturo y reta a que cualquiera de los caballeros se enfrente a él. El temor invade a los caballeros, excepto al joven Gawain, caballero menor y, en gran medida, ignorado de la Mesa Redonda. El enfrentamiento se salda con la promesa de un viaje a una muerte segura.

Ya sabéis que no me gustan los espóilers, y no los haré. Recuerdo que compré este relato con ganas de leer algo medieval, y no me decepcionó para nada. Además, a su brevedad se une lo entretenido que es, y se lee en poco menos de una tarde. Sin duda, este relato tiene todos los ingredientes de la típica historia medieval. Quizás contiene un trasfondo excesivamente religioso que no resulta nada raro teniendo en cuenta que estas historias se utilizaban para predicar en algunos casos, como las vidas de los santos.

La edición que recomiendo está basada en la traducción de J. R. R. Tolkien, publicada en Alianza Editorial. Como todos los libros de Alianza, es una edición cómoda y barata, muy fácil de transportar para leer en la playa o donde te apetezca.

El Caballero del León

La historia de El Caballero del León se compuso junto a otra llamada El Caballero de la Carreta y, en cierto punto, las historias se retroalimentan. La que hoy trato, nos acerca a las aventuras de Yvain, otro de los caballeros del Rey Arturo. En sus aventuras, el caballero Yvain se encuentra con gigantes, anillos mágicos, damas en peligro, castillos malditos, dragones y hasta un león con un gran sentido del agradecimiento.

Chrétien de Troyes fue toda una celebridad en su tiempo, y se entiende por qué. Los romances de este desconocido autor (Chrétien o «cristiano» es un pseudónimo) tienen una calidad literaria innegable, a la par que son capaces de hacer las delicias de cualquier tipo de lector. Si te gusta leer literatura clásica, Chrétien de Troyes es perfecto. Si te gusta leer literatura fantástica, pocos autores hay más modernos que Chrétien de Troyes. Aunque compuso en el siglo XII, sus obras utilizan una técnica que ahora está muy de moda, que es la llamada conjointure. Esta técnica, que podemos traducir como «coyuntura», no es sino la técnica del pastiche.

El pastiche consiste en crear un relato a partir de elementos tomados de distintos géneros y tipos de relatos. Es por ello que en un mismo romance, como ocurre en este, podemos encontrar pasajes sacados de las historias de terror, momentos de propios de las grandes historias de amor de la corte, así como escenas de acción al más puro estilo de la épica.

Comparación

En la comparación, ambos son grandes relatos, pero sin duda El Caballero del León le gana la partida. Este relato demuestra una mayor destreza literaria y unas mejores técnicas. Además, la historia posee mucha más acción, movimiento y variedad. Si me dais a elegir entre los dos, os diré que depende del momento en que vaya a leer.

El Caballero del León es perfecto para irse de vacaciones. Ligero, movido y muy entretenido, resulta perfectamente idóneo para leer junto a la piscina o bajo el sol en la playa. Sir Gawain y el Caballero Verde se puede leer mejor en un día de otoño, cuando empieza a llover y no se puede salir a la calle. Entonces, este relato tranquilo y agradable sirve para pasar una tarde memorable de lectura.

¿Qué os parecen estos dos libros? ¿Soléis leer literatura medieval? ¿Cuál os llama más la atención?

Ya sabéis, ¿qué mejor para leer fantasía medieval, que leer fantasía escrita en el Medievo? 

12 de agosto de 2017

Reseña: El cuento de la criada – Margaret Atwood


¡Hola, bookdiseos! Ya estamos casi a mediados de agosto y os deseo que vuestras vacaciones de verano (aquellos que las tengáis) estén siendo de lo más divertidas y productivas en cuanto a libros se refiere. Hoy os escribe Sur y tal como anuncié en entradas anteriores os traigo una nueva reseña.

Aunque esta obra fue publicada por primera vez en el 1985 ha cobrado gran popularidad y creciente interés en los últimos tiempos debido a la rabiosa actualidad del mensaje que transmite.

Así, El cuento de la criada (The Handmaid’s Tale) nos habla de una realidad distópica que bien podría convertirse en realidad. En los Estados Unidos que conocemos se instaura la nueva República de Gilead amparada en un supuesto ataque de terrorismo islámico. En esta dictadura los derechos de la mujer, así como de libertad de opinión y prensa quedan absolutamente reprimidos en una vuelta a los valores puritanos.

Las mujeres no solo quedan desposeídas de cualquier tipo de derecho, sino también de su propio cuerpo y voluntad. Tanto es así que hasta sus nombres están formados a modo de propiedad (la protagonista recibe el nombre de Defred por pertenecer al Comandante Fred). Cualquier actividad diaria como el comer, el lavarse o el vestirse debe pasar por el férreo filtro de control impuesto por el régimen y cuya vigilancia es ejercida por los Ojos y los Ángeles.

En este las mujeres son clasificadas de distintas maneras según su función en la sociedad. Las Esposas son aquellas mujeres de posición social alta cuya indumentaria debe ser azul, las Marthas se dedican a servir en casa realizando las labores y su indumentaria es siempre verde y, por último, las Criadas tienen la única y exclusiva función de procrear (así lo indica el color rojo sangre de su indumentaria) para dar hijos a los Comandantes que serán criados por las Esposas. Asimismo, también aparecen –aunque con menor relevancia– las Econoesposas, es decir, Esposas de más baja posición social y las Tías, mujeres encargadas de adoctrinar a las Criadas en el camino correcto.

Nuestra protagonista y narradora, Defred, pertenece al grupo de las criadas.  A través de ella conocemos no solo la situación actual en la que se desarrolla la novela, sino también su vida pasada mediante dolorosos flashbacks que ponen en serio peligro su salud mental. LasCcriadas deben, como decíamos, engendrar a los hijos de los Comandantes pues, de otro modo, su destino es la muerte en ejecución pública o el destierro a las Colonias, en donde se enfrentan a la muerte por contaminación de residuos tóxicos.

En todo este entramado la protagonista debe decidir en quién confiar y qué pasos dar para conseguir sobrevivir a una realidad que, aunque escalofriante, resulta al lector de los más familiar.

Mientras la leía, no podía evitar evocar en mi mente grandes obras anteriores a esta como 1984 de George Orwell o Un mundo feliz de Aldous Huxley, libros que podrían ser perfectamente hermanos de esta maravilla creada por Atwood. Pero no solo eso, la situación de Corea del Norte y su inquietante parecido con la novela no dejó de atormentarme hasta el final.

La narrativa de esta autora es fluida, aunque pretendidamente entrecortada respetando así el fluir de pensamientos de la protagonista. Los capítulos son bastante cortos, por lo que su lectura es muy ágil y rápida permitiendo al lector picotear. Las descripciones son un gran acierto de la novela, pues permiten una visualización casi al detalle de los escenarios, contribuyendo a una mayor sensación de desasosiego. Asimismo, la trama se va volviendo más y más oscura y trepidante dejando al lector con ganas de saber qué pasará y quién es quién en esta novela de secretos en la que el lector puede casi palpar la angustia vital de Defred.

Finalmente, no me gustaría olvidar mencionar el tinte claramente feminista del que la autora pretendió empapar a este libro. Las mujeres tienen un papel fundamental y decisivo en esta novela y no son presentadas como meras víctimas o verdugos, todo lo contrario. Son seres humanos cuyos pensamientos y sentimientos escapan al control de un régimen que oprime y encasilla.

Con respecto a la edición, recomendamos la reedición elaborada por Ediciones Salamandra, sobre todo por su Introducción en la que la propia Margaret Atwood habla sobre esta novela y responde de manera clara y contundente a las preguntas más usuales de los lectores.

¿Qué os parece? ¿Os animáis a leerla? Leo vuestras opiniones en los comentarios.

9 de agosto de 2017

Reseña: Kitchen - Banana Yoshimoto

Kitchen de Lianne Leeflang

Hola bookdiseos, en esta ocasión os habla Este y con una sensación horrible de vacío. Este “malestar” ha sido obra de Kitchen de Banana Yoshimoto, un libro que me ha tocado el corazón de principio a fin y que es sin duda uno de los mejores libros que he leído desde hace muchos años. Editada por Tusquets Ediciones en su colección Fábula (número 17) en formato bolsillo y con una portada preciosa, esta obra cuenta con una de las sinopsis más extrañas y curiosas que he podido leer, lo que tuvo como consecuencia que quisiera leer este libro sí o sí.

Antes de empezar con el análisis de esta obra debo deciros que esta cuenta con banda sonora propia. Dos canciones son fundamentales para Kitchen. Por un lado, la mitíca canción de Mike Olfield, Moonlight Shadow que inspiró a la autora a escribir esta historia (Si la escucháis y leéis el libro entenderéis el por qué). Por otro lado, Futari no night dive de Momoko Kikuchi, canción que os dejaré para que la disfrutéis mientras leéis la entrada.


Adentrándonos en qué es Kitchen, os puedo decir que se trata del mejor estofado literario que se puede hacer añadiendo reflexiones majestuosas sobre la muerte y el amor, un buen trozo de conflicto de género, esencia de drama con toques de comedia y una pizca de surrealismo. Esta mezcla que puede parecer un tanto explosiva, consigue que el lector se haga preguntas y encuentre respuestas en situaciones que inevitablemente ocurren en nuestras vidas. En lo que se refiere a la muerte, Banana Yoshimoto enciende la cocina para analizar los sentimientos, la sensación y el estado que te deja el fallecimiento de un ser querido. ¿Qué eres cuando alguien que quieres ya no está? ¿Qué cambia de ti la ausencia de esa persona? Esto conlleva que dentro de la obra se cree un discurso sobre la soledad que consigue que te veas reflejado en ella.

En cuanto al conflicto de género, los personajes de manera indirecta hacen observaciones sobre cuál es el papel de un hombre o de una mujer y quien hace una cosa mejor que otra. A veces se hacen reflexiones del estilo de “alguien hace algo bien para ser un hombre/mujer”; “alguien hace algo más propio de hombre/mujer” o “alguien hace algo que no se espera que pueda venir de su género”. O la más importante, la afirmación directa de: “Es hombre/mujer”. Quizás estas expresiones no os resulten importantes dichas sin contexto queridos bookdiseos, pero si leéis la sinopsis de esta obra podréis ver que en la misma se encuentra un personaje bastante interesante.

En cuanto al amor, he sentido que la autora ha hecho un análisis majestuoso sin pretenderlo. No se habla solo del amor carnal o el amor de pareja, sino que también del amor familiar, de la amistad, del compañerismo y del amor a uno mismo. Cada tipo de amor es importante en su momento y tienen un sentido relevante en la obra. Sobre el mismo, Banana Yoshimoto escribe frases realmente preciosas y me resulta obligado dejaros una que me hizo suspirar pero literalmente: “Cada vez que nos abrazábamos, conocí palabras que no eran palabras. (…) Perdí aquellas manos y aquel pecho, sentí que había tocado la fuerza de la desesperación más profunda que alguien podía encontrar, aquella que nadie quería ver bajo ningún concepto”.

En cuanto a la prosa de Banana Yoshimoto, debo deciros que la obra es muy japonesa. Quizás si os digo esto diréis “claro, es muy japonesa porque la autora es japonesa”. Sin embargo, a lo que me refiero es que su forma de escribir es muy similar a otros autores japoneses. Descartando a Haruki Murakami cuya prosa se ha occidentalizado de cierta manera, Banana Yoshimoto me recuerda a otros autores como Yasunari Kawabata, Osamu Dazai o Natsume Soseki. En todos ellos se repite el uso peculiar del presente y el pasado, el cambio de narración acelerada a narración pausada o también la poetización de las frases, usando el haiku dentro de un párrafo. En cuanto a los personajes, debo deciros que me gustaron todos pues cada uno es perfecto en sus imperfecciones, perfecto en todas las situaciones y conectas muy bien con ellos.

Para acabar, me gustaría deciros que desde mi punto de vista es muy importante leer literatura de todos los países, creo que todos los puntos cardinales coincidimos en ello. Tenemos la tendencia de leer literatura occidental y olvidarnos de la oriental o la africana. Quizás lo más oriental que tocamos es la rusa con los grandes clásicos. Pienso que Kitchen es una novela corta y fresca perfecta para empezar con este tipo de literatura que veo algo diferente. Así que mis queridos bookdiseos, si queréis darle una oportunidad a la literatura japonesa, esta es vuestra obra. Como punto final, debo señalaros que esta cabecera no es mía, sino que es de un artista llamado Lianne Leflang que tiene una versión ilustrada de esta obra realmente magnífica.

Nos veremos pronto bookdiseos, os quiere

8 de agosto de 2017

DEBATE - ¿Hace falta formación para llevar un blog literario?

El tema que hoy nos ocupa, bookdiseos, destaca por ser controvertido, polémico y, sobre todo, importante. Partamos desde la pregunta: ¿es necesario tener formación para ser un bloguero literario? No sé si lo sabéis, pero me encanta la lógica (no la matemática, pero sí la lingüística). Desde la lógica, esa pregunta tiene una respuesta muy fácil: no. No es necesario tener formación, porque Blogger no exige títulos universitarios para crear un blog.

Ahora bien, la pregunta, como cualquier conocedor de la pragmática o cualquier persona con sentido común sabe, tiene dos o más sentidos. Ya hemos respondido al sentido literal. Como requisito legal no es necesario. El sentido figurado se puede verbalizar de la siguiente manera: ¿es la formación imprescindible para crear un buen blog literario? Esto ya es otra cosa.

Vamos por partes, ¿qué es formación? Pues, si hablamos de un blog de literatura, formación será todo aquel estudio que implique un adiestramiento en ciencias literarias. Como Ciencias de la Literatura comprendemos tres: Historia de la Literatura, Teoría de la Literatura y Crítica Literaria. Estas ciencias no son porque sí. Parte de una concepción triangular de la literatura:

Entonces, hay que decir que no basta con haber estudiado una carrera de Humanidades. Esta formación solo la dan los estudios de Filología o los llamados Estudios (ingleses, franceses, hebreos y arameos, árabes y semíticos, alemanes…), así como los grados de Literatura Comparada y Estudios Literarios. Quedan descartados así los grados tipo Humanidades o los grados de Traducción y Lenguas.

Así, aquel que haya recibido esta formación posee las mejores herramientas para desgranar un texto desde diferentes perspectivas y, apoyándose en distintas teorías y procedimientos, elaborar una visión propia del objeto de análisis. Un buen filólogo o estudioso de la literatura debe saber discriminar textos que presenten buenas cualidades literarias de aquellos que no las tienen.

Bueno, una vez aclarado qué es formación, vayamos a qué es un blog literario. Esta cuestión me resulta un tanto complicada. En primer lugar, mi experiencia como creador de un blog (empezamos este mismo año) no iguala mi experiencia académica en literatura (varios años ya). En segundo lugar, la variedad de blogs literarios que hay atestigua lo difuso que es establecer un único criterio. Sin embargo, intentaré definirlo. Un blog literario tiende a ser un espacio en el que se ofrecen contenidos relacionados con la literatura, en primer orden, y la cultura y otras artes, en segundo orden. Este espacio publica desde reseñas de libros hasta artículos de índole metaliteraria, donde se habla de la literatura en sí. Además, se hace hincapié en la posición del lector respecto al libro, tratándose aspectos tales como los hábitos y los gustos literarios. En cierto modo, la proliferación de los blogs literarios es el sueño de la Estética de la Recepción.

Por tanto, podemos establecer que un blog literario es un espacio más o menos libre cuyos contenidos se organizan bajo una temática de literatura. Con esta definición creo que podemos recoger la diversidad de blogs que hay por la red.

Si os fijáis, la lógica nos ayuda a responder. Ya he distinguido qué es formación y qué es un blog literario. La respuesta a la pregunta con la que hoy os propongo pensar parte de la relación entre estos conceptos. La pregunta era: ¿es imprescindible la formación para crear buenos contenidos en un blog literario? Buscamos una relación de necesidad, de obligatoriedad. Sin embargo, si os dais cuenta, no poseemos ningún criterio que nos permita responder a esta pregunta de forma concluyente. ¿Alguien posee el razonamiento absoluto para decir sí o no? Que venga y me explique.

Entonces ya os puedo hablar de mi opinión. Mi opinión, como tal, no es una respuesta universal a esta pregunta. Es mi respuesta, nada más (y nada menos). Y mi opinión es que la formación no es necesaria, pero sí beneficiosa. Evidentemente, no es necesario que te avalen títulos para demostrar conocimientos de literatura y un espíritu crítico y de análisis. Pero también resulta obvio que la formación es un plus. La formación, como en cualquier materia, te ayuda a hablar con mayor propiedad y a ver tus productos y objetos de análisis con una mayor profesionalidad y objetividad.

Quizás sea una opinión impopular, pero creo que un blog cuyo contenido está avalado por un experto tiene más probabilidades de ofrecer un mejor contenido (que no un contenido más visto, ojo; eso da para otra entrada) que uno llevado por un amateur. ¿Quiere esto decir que los blogs hechos por expertos son mejores que los hechos por no expertos? No, puesto que he hablado de probabilidades. Siempre habrá gente buena con formación y sin formación, y gente mala con formación y sin formación. Así es la vida.

Os puedo, si queréis, hablar del caso de Bookdisea. En Bookdisea tres de los cuatro miembros contamos con formación filológica, mientras que el cuarto miembro no cuenta con esta formación. ¿Hace esto que sus opiniones, contenidos y propuestas sean inferiores a la del resto? Resulta obvio que no. Sus contenidos presentan la misma calidad que la del resto (ya que os guste más o menos qué ofrece cada punto cardinal es algo subjetivo de cada lector).

¿Qué pensáis vosotros? Lo más importante de esta entrada son vuestras opiniones, así que no seáis tímidos. ¿Es necesario tener formación? ¿Es imprescindible? ¿Es basura un bloguero que recomiende libros sin saber cómo se analiza un texto narrativo? (Esta última pregunta es pregunta de ver el mundo arder).

Nota: Creo que no hace falta que lo diga, pero esta es la opinión de Norte. El resto de puntos cardinales es libre de dar la suya y de diferir conmigo, que para eso cada uno tira para un lado. Con esto quiero decir que mi opinión nunca va a representar al resto de miembros del blog.

4 de agosto de 2017

Reseña: Demian - Hermann Hesse

Queridos bookdiseos, hoy traemos la reseña de uno de los últimos libros que he adquirido. Se trata de Demian, de Hermann Hesse. Ya sabéis que soy bastante aficionado a la literatura alemana (¿y quién no?), porque ya he hablado por aquí de Goethe, por ejemplo.

Demian nos acerca a la historia de Emil Sinclair. Como buen Bildungsroman, subgénero narrativo desarrollado en Alemania, la novela comienza en la infancia de Sinclair y alcanza los principios de la edad adulta. Lo importante en la vida de Sinclair, más que su autodescubrimiento, es conocer a Demian, algo que acaba desencadenando su apertura al mundo exterior y el desciframiento del sentido de su vida. Max Demian representa lo que la filosofía de Nietzsche denomina Übermensch, el superhombre. Demian posee un poderoso atractivo que radica en su distanciamiento con respecto a lo mundano. Sin duda, Demian, como el mismo Sinclair afirma, parece estar muy por encima de lo terrenal.

Esta cualidad sobrehumana es recibida por el resto con miedo y respeto; una reacción irracional que recuerda a ese presentimiento de peligro que los animales tienen muy desarrollado. Esa es la gracia: al lado de Demian, el resto de personas parecen animales carentes de raciocinio. Sin entrar en más detalles, solo diré que Sinclair se obsesiona con Max Demian, que puebla sus sueños, ensoñaciones y pensamientos, incluso sin pretenderlo.

Y esto me ha parecido muy curioso, dado que la novela pertenece a la primera mitad del siglo XX. La fijación prácticamente homoerótica de Sinclair por Max Demian, así como el enamoramiento por la madre de este, nos desvelan un personaje cuya personalidad y construcción cuestionan los paradigmas normativos. No creo que sea necesario etiquetar, puesto que el amor, como la mayoría de conceptos que aparecen en la novela, se demuestran muy superiores a necedades tan humanas como el crear una categoría. Demasiado he dicho ya para no querer spoilers.

Antes de finalizar me gustaría hablaros de esta edición de Alianza Editorial. Es una edición especial conmemorativa del 50 aniversario de Alianza que difiere de la tradicional y barata tapa blanda y papel clorado (si no recordáis cómo analizar los elementos de un libro, os recomiendo esta genial entrada de Sur). En un precio igualmente barato, esta edición cuenta con solapas, lo que refuerza la dureza de la tapa, y un papel ahuesado de mucha mayor calidad y grosor. Las páginas están encoladas al lomo con la longitud suficiente para evitar que se creen grietas. Una muy buena edición para los apenas doce euros y pico que me ha costado.

Hasta aquí la reseña de esta intrigante novela del Nobel alemán. La narrativa de esta novela, que juega entre lo místico y lo esotérico a la par que respeta las estructuras más tradicionales de la novela de crecimiento, te engulle por su complejidad y su misterio. Ya sabéis, si os ha gustado, ¡leed, leed, leed!

3 de agosto de 2017

Recomendación del mes: Hecho en falta - Juan Bonilla


¡Hola, bookdiseos! Os habla Sur y como cada mes os traemos una nueva recomendación. Ya sabéis por otras entradas que en Bookdisea estamos bastante a favor de dar a conocer la literatura de nuestra tierra que, ya sea por falta de fortuna o cualquier otra razón, no es tan conocida ni siquiera en su lugar de nacimiento.  

Sin más dilación me gustaría hablaros del autor de nuestra recomendación de agosto que no es otro que Juan Bonilla (Jerez de la Frontera, 1966). Este autor polifacético (es poeta, ensayista, cuentista, etc.) es un auténtico apasionado de los libros y la lectura. Su obsesión llega hasta tal punto de viajar a lugares recónditos del mundo tan solo para encontrar un libro determinado. Pero no es por compartir esta pasión con nosotros el motivo por el que lo recomiendo hoy, hay mucho más. En concreto hoy os hablamos de su faceta poética y más concretamente de su poesía reunida Hecho en falta.

Este poemario recopila composiciones que el autor ha decidido, como anuncia en su nota previa a la obra, no organizar cronológicamentes, sino de acuerdo con criterios de estructura propios. Asimismo, recoge una variedad de estilos y géneros poéticos que le dan esa peculiar característica de cajón de sastre, siempre sorprendiendo al lector. Ya sea con un repentino haiku de tintes satíricos, ya sea con una elegía salida de una situación casual o una reflexión trascendental que surge de una escena cotidiana, Bonilla provoca en el lector un sentimiento de aventura, de poesía inesperada.

La inspiración del poeta se halla en todo lo que la realidad le ofrece y, por tanto, su poesía está fuertemente marcada por la rutina de la ciudad, por las cuestiones e interrogantes que ofrece la caótica vida moderna a la que sin embargo Bonilla parece encontrar sentido. Dentro de la temática tan variada que ofrece este poemario, nos decantamos por una de las peculiaridades más atractivas de la poesía de Juan Bonilla: la habilidad de transformar lo mínimo de la realidad en una llave que abre la puerta al mundo de lo trascendental y a una elevación poético-filosófica del yo poético.

La estructura y los rasgos comunes de los poemas convierten la lectura de este libro en algo parecido a la lectura de un diario donde Bonilla recoge sus pensamientos sin la necesidad de ornamentar lo escrito. Es precisamente esta cualidad, la cercanía autor-lector, la que nos lleva a elegir esta obra.

Para aquellos que os estéis preguntando por la edición y su calidad os comento: manejamos la edición de Hecho en falta (poesía reunida) de Visor Libros, dentro de la colección Visor Poesía, publicada en 2014. Dicha edición está compuesta por cubierta con solapas, incluyendo en la cubierta trasera una nota biográfica del autor y dos ganchos publicitarios de José Ángel Cilleruelo para El Ciervo y Francisco Díaz de Castro para El Cultural. Esta edición, encolada, no presenta colofón y tiene un total de 131 páginas incluyendo la página de cortesía, portadilla, portada y página legal.

Sin nada más que añadir y esperando que os animéis a conocer a este magnífico autor, me despido de vosotros hasta la próxima entrada (que será muy prontito con una reseña del tan afamado El cuento de la criada de Margaret Atwood).

¡Buen verano y buena literatura!