21 de julio de 2017

5 libros controvertidos - parte 2: el libertinaje

¡Hola, bookdiseos! Hoy estamos de enhorabuena, porque traemos una nueva lista de libros que, si no habéis leído, podéis apuntaros para leer en un futuro. Si recordáis, la última entrada del blog consistió en una lista de libros controvertidos y censurados por su contenido. Aunque no anoté la fecha de publicación de cada uno, creo que se podía intuir que todos eran bastante cercanos a nuestro tiempo (1928 a 1993, si no me equivoco). Pues en esta entrada hablaremos de libros igualmente controvertidos, pero algo más antiguos y con una perspectiva diferente. Hoy hablamos de… LIBERTINAJE.

Pero, ¿qué es la literatura libertina? Bien, esta literatura nace como tal en el siglo dieciocho, época de la Ilustración en Europa. La Ilustración promovía la libertad de los individuos y, en los casos más extremos, la liberación de la moral religiosa y las convenciones sociales. Los ilustrados fueron los primeros en proponer una sociedad que protegiera los derechos individuales de los ciudadanos, y la no discriminación, aunque, evidentemente, les quedaba mucho por recorrer.

Como reflejo de este pensamiento, la literatura libertina lleva hasta el extremo la búsqueda de los placeres al margen de la moralidad de la sociedad. Es por ello que esta literatura hace especial hincapié en la prostitución, la adicción a las drogas (el opio, en este caso) y la destrucción de las convenciones sociales y religiosas. Los escritores libertinos, como seguidores de la Ilustración, acompañan a sus escritos de un estilo exquisito y lleno de referencias culturales.

Porque sería un error catalogar estas obras como si fueran simplemente el recipiente de las locuras y fantasías sexuales de algún escritor pervertido. Ni mucho menos, estas obras requieren, para escribirlas, una mano muy bien templada y que sepa muy bien lo que hace. De hecho, el Marqués de Sade, que aparece esta lista, fue un gran filósofo que, mediante sus sádicas (valga el juego de palabras) obras, expuso sus ideas en torno al disfrute de los placeres físicos frente al respeto de la pudorosa moral cristiana.

Sexo, opio, literatura y filosofía, ¿comenzamos la lista de más alto voltaje del momento?

5. Fanny Hill: Memoirs of a Woman of Pleasure (Fanny Hill: memorias de una mujer de placer) de John Cleland, 1749

Publicada en 1749, esta novela no contó con una publicación íntegra y explícita ¡hasta 1963! Su autor no fue acusado de indecencia porque este se excusó en su pobreza para no pagar deudas. Sin embargo, este autor fue encarcelado en varias ocasiones, aunque se salvara de pagar las consecuencias de escribir Fanny Hill.

En esta novela, una inocente chica se inicia en el arte de la prostitución y trabaja en diferentes burdeles. Como ya he dicho, el estilo de esta novela es completamente neoclásico y bellísimo, aunque acaba siendo un poco repetitiva. Sin embargo, si quieres conocer la primera novela pornográfica de Occidente, esta es la tuya. Cabe destacar que algunas ediciones, como la que manejo, traen imágenes de los grabados originales de la novela, cuyo contenido explícito no subiré aquí. Pero, bueno, ¡no digáis que no avisé!

4. Les liaisons dangereuses (Las amistades peligrosas) de Choderlos de Laclos, 1782

A Monsieur de Laclos le salió cara su novela reflejo de la sociedad libertina de la Ilustración francesa. Nada más publicarse, fue condenada y se acusó a su autor de personaje infame. De hecho, fue tachada durante gran parte del siguiente siglo hasta que, a finales del XIX, algunos autores decidieron rescatarla, como fuente para la estética del Decadentismo.

Las amistades peligrosas vuelven a tener a una joven, Cécile Volanges, de protagonista. Esta muchacha abandona el convento donde se educaba y vuelve con su madre al seno de la alta sociedad francesa. Allí se encuentra con un mundo muy diferente al que está habituada, del que acaba siendo víctima. Cae entre las redes de Monsieur de Valmont y Madame de Merteuil, representantes de la amoralidad pura y dura, que la utilizan como peón en su guerra para humillar públicamente a un antiguo amante de Mme. de Merteuil. Si la trama es ya de por sí genial, los personajes son absolutamente fastuosos. Merteuil es, sin lugar a duda, uno de los personajes malvados mejor creados de la historia de la literatura (no estoy exagerando, eh). Inteligente, perspicaz, cruel, culta, poderosa, retorcida… ¿se nota que me encanta?

3. Justine ou les infortunes de la vertu (Justine o los infortunios de la virtud) del Marqués de Sade, 1787

El Marqués de Sade es una leyenda, eso no lo puede dudar nadie. Mítico creador del sadismo y de todo lo que tiene que ver con la más absoluta degradación del ser humano, este filósofo fue encerrado durante más de treinta años, acusado de «libertinaje desmesurado» (literalmente). Todas sus obras se adentran en la naturaleza más oscura del hombre.

Justine es la protagonista de esta novela. Otra muchacha inocente, ingenua y… ¡huérfana! Lo digo entre exclamaciones porque esta es ya la evolución a partir de las protagonistas anteriores. Justine está absolutamente sola en un mundo donde su virtud está destinada a ser despreciada y torturada, justo como ocurre. El estilo de Sade es tan refinadamente cruel y delicadamente soez, que pone los vellos de punta.

2. Confessions of an English Opium-Eater (Confesiones de un inglés comedor de opio) de Sir Thomas de Quincey, 1856

Aunque el autor lo publicó en 1821, lo revisó y amplió en 1856. Esta autobiografía le reportó grandes beneficios y un hueco en el estrellato literario. Nadie podía imaginar que un académico de Oxford pudiera haber caído en los bajos fondos y que allí hubiera conocido a personalidades de la política y sociedad anglosajonas.

Las Confesiones, con una referencia abierta a las Confesiones de Rousseau, recogen las experiencias de la niñez de De Quincey, así como sus experiencias como consumidor de opio. En estas memorias, escritas con un estilo académico muy acusado (se pueden encontrar referencias en latín, griego…), el autor expone lo peorcito de la sociedad inglesa. Aunque en la primera edición ocultó los nombres propios con rayas, acabó por escribir los nombres en la segunda (la de 1856), dejándose solo uno, que había olvidado.

1. The Picture of Dorian Gray (El retrato de Dorian Gray) de Oscar Wilde, 1890

Los que me conocen saben que esta novela me fascina. Wilde fue una gran diva de la literatura y del arte en general. Encarcelado por practicar el «amor que no se atreve a decir su nombre» en el marco de las leyes contra la obscenidad, escribió en sus memorias la aventura con el noble que le llevó a la cárcel. Junto a su abierta sexualidad, Wilde persiguió no solo crear arte, sino hacer de su vida una obra artística. Sus aforismos y frases no han pasado de moda, nunca; ¿quién puede olvidar esa frase de “Life imitates art” en la que le da en la cara a la tradición aristotélica? Ya os lo he dicho, toda una diva.

Dorian Gray cuenta la historia de este joven, retratado por el artista Basil Hallward, que acaba enamorándose de él por su belleza atemporal. Cuando Dorian conoce al noble Lord Henry Wotton, amigo de Basil, acaba deslumbrado por la idea de una vida que persiguiera la belleza en todas sus formas. Eso le lleva a desear mantenerse, físicamente, con la frescura que demuestra el retrato que le hizo Hallward. Ese irreflexivo deseo se cumple, con la contraprestación de que el cuadro reflejará todo el daño que él haga a su alma. Dorian se entrega al placer, pero le acabará pasando factura. Si no la habéis leído, ¿a qué esperáis?

Bueno, hasta aquí nuestro recorrido por la ficción más escandalosa de hace dos y tres siglos. Aunque, bien mirado, ¿qué diferencia hay entre el contenido de estos libros y el de que aquellos que fueron censurados un siglo después? Espero que este post os haya gustado y os lleve a querer conocer de primera mano esta literatura tan perturbadora.

18 de julio de 2017

5 libros censurados

¡Hola, bookdiseos! Os traemos hoy una lista algo particular, porque todos los libros que traemos han sido objeto de censura, polémica o juicio. Antes de entrar a hablar de los libros preguntamos, ¿por qué se censura un libro?

Pues la censura es un medio de control para los discursos que se producen en un entorno social. Dicho de otro modo, la censura impide que ciertas ideas se propaguen de forma generalizada. Un libro puede, en ocasiones, transmitir ideas peligrosas para un gobierno, para una institución o para un estamento de la sociedad. En ese caso, la censura es una herramienta muy útil para silenciar.

Ahora bien, ¿qué puede ser peligroso? Pues imaginaos, tampoco es muy difícil. Los libros que se suelen censurar suelen tener un contenido relacionado con tres bloques principales: sexo y sexualidad, comportamientos marginales, e ideas políticas divergentes. Sin duda, los dos primeros bloques cuentan con mayor volumen de libros censurados. Los libros con ideas políticas censurables no suelen importar tanto, ya que normalmente no afectan a gran parte de la sociedad. Sin embargo, las obras que tratan los dos primeros bloques sí que suelen ser leídas con avidez por la sociedad en general, así como se transmiten de boca en boca.

¿Empezamos?
5.- Lady Chatterley’s Lover (El amante de Lady Chatterley) de D.H. Lawrence

Esta novela se publicó en una Inglaterra que no estaba para muchos trotes: la de principios del siglo XX, que todavía arrastraba el peso de una sociedad victoriana obsesionada con el pudor y la ocultación de la sexualidad. Eso llevó a que este libro sufriera un proceso de censura y, aunque fue escrito en 1928, solo se publicó en Reino Unido a partir de 1960, tras el juicio por obscenidad en 1959.

En esta maravillosa novela, una mujer joven se casa, por conveniencia, con un hombre mucho mayor e inválido. Aunque a nivel intelectual conectan, su marido es incapaz de satisfacerla a nivel sexual. Esto lleva a una frustración que acaba con la aparición de algunos hombres en la vida de la señora de Chatterley. D. H. Lawrence escribe con un estilo sensorial y colorista, un estilo donde las flores y la vegetación juegan un papel explosivo y sensual. Además, ¿a quién no le gusta un guardabosque empotrador?

4.- The Catcher in the Rye (El guardián entre el centeno) de J.D. Salinger

La historia de este libro está marcada por el homicidio. Desde el asesinato de una pareja hasta el asesinato de John Lennon, pasando por un intento de asesinato a Ronald Reagan, sus perpetradores han reconocido la influencia del libro en su deseo de cometer el delito.

En realidad, este libro no habla de matar, para nada. Esta novela, originariamente para adultos, narra el proceso de ruptura psicológica de un adolescente que sufre el Angst (¿recordáis mi entrada de Goethe y la adolescencia?) y la alienación propios de la sociedad estadounidense de la mitad del siglo XX. Sin embargo, el hecho de que varios profesores empezaran a emplear este libro en las escuelas, siendo despedidos por ello, llevó a que fuera censurado en muchos estados y escuelas americanas.

Mi historia con este libro es controvertida, puesto que lo odié al leerlo en la adolescencia. Sin embargo, al leerlo ya siendo adulto, lo primero que sentí es ternura por el joven protagonista. La edad cambió mi perspectiva de la novela, y me hizo comprender la protección y comprensión que Holden reclama, y pocas veces consigue.

3.- Howl (Aullido) de Allen Ginsberg

Este poemario ya ha salido antes en otras entradas. Es que es mi libro favorito desde el primer momento en que lo leí. Además, la edición que manejo es facsimilar a la que se publicó en su día en 1956 por City Lights Books. Howl fue objeto de un juicio por obscenidad durante los cincuenta en América. Esto se debe a que este poema exalta la vida marginal de la droga, la filosofía oriental, el sexo desenfrenado (es un canto al sexo entre hombres, sobre todo), todo como respuesta a una sociedad capitalista que impide la libertad de ser lo que se quiera ser.

El comienzo de Howl creo que puede hablar por sí mismo de lo que esta obra supuso, os lo dejo con una traducción rápida hecha por mí:

I saw the best minds of my generation destroyed by madness, starving hysterical naked, dragging themselves through the negro streets at dawn looking for an angry fix, Angel-headed hipsters burning for the ancient heavenly connection to the starry dynamo in the machinery of night.

He visto las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura, hambrientas histéricas y desnudas, arrastrándose por las calles de los negros al amanecer en busca de una solución furiosa, quinquis angelicales ansiosos por la antigua conexión celestial con la dinamo estrellada en la maquinaria de la noche.

2.- Naked Lunch (El almuerzo desnudo) de William Burroughs

Burroughs comenzó a escribir tras volarle la tapa de los sesos a su mujer mientras jugaban a Guillermo Tell puestos hasta las cejas. No lo digo yo, lo dijo él, desde luego. La historia de Burroughs está marcada por sus viajes al norte de África y sus relaciones con el mundo de la droga, especialmente por su adicción a la heroína.

Naked Lunch tardó en ser publicado en Estados Unidos por las leyes contra la obscenidad, y fue censurado en estados y ciudades por su contenido sexual, sobre drogas y sobre asesinatos, incluyendo niños. Esta novela es una vorágine de escenas macabras y violentas que se producen como un espejismo. Resulta difícil distinguir qué es pesadilla y qué es real. Confieso que no la pude acabar, y os aseguro que soy fan de leer cosas sórdidas.

1.- Angels in America (Ángeles en América) de Tony Kushner

Esta obra de teatro fue polémica y controvertida, aunque no fue censurada. Sin embargo, si fue objeto de protestas en alguna de sus representaciones. Angels in America es la mastodóntica representación de la cultura gay del SIDA durante los 80. Lo controvertido está en que sus personajes principales son judíos y mormones, religiones que habían estado muy blindadas en la representación de personajes homosexuales. En este sentido, esta pieza dramática juega con apariciones fantasmales, profecías y revelaciones religiosas que nos hacen suponer que el Apocalipsis ha llegado en forma de la enfermedad más cruel, puesto que se transmite a través de aquello a lo que el ser humano no puede escapar: el amor físico.

Hasta aquí la lista de hoy, chicos. Hay muchos más libros que han sido controvertidos a lo largo de la Historia, pero hablaremos de ellos otro día. Hasta entonces, ¡feliz lectura!

14 de julio de 2017

Reseña: A mi me parece un sueño - Anate Rivera


A mí me parece un sueño es la última publicación de Anate Rivera, una escritora que comparte con nosotros no solo el amor por la lengua y la escritura, sino también ciudad natal. Cuando nos ofreció la oportunidad de reseñar su obra no lo dudamos ni un segundo, ya que siempre está bien conocer a nuevos autores y más si tienes la suerte de hacerlo en persona. Esta escritora se caracteriza por ir siempre un paso más allá en sus novelas, y además de cautivarte con su lenguaje, casi poético, nunca deja que te vayas de su mundo sin haber aprendido algo más sobre ti mismo.

Y es que, el camino hacia el descubrimiento de uno mismo suele ser largo y complicado, sintiéndote aún más perdido de lo que empezaste a mitad de este, mirando atrás sin entender muy bien cómo llegaste ahí y queriendo una respuesta lo más rápido posible. Pero las respuestas no suelen llover de la nada, están esperándote más adelante y solo tienes que seguir caminando para llegar a ellas. De esta manera se desenvuelve el camino de Constantino, el protagonista de nuestra novela, un ser egoísta, narcisista y que rara vez ve algo más allá de la punta de su nariz. Su vida, perfecta al igual que todo él, se verá puesta patas arriba por la repentina desaparición de su esposa, cuya búsqueda lo llevará a encontrar algo mucho más importante.

La atmósfera de misterio que la autora mantiene durante toda la novela es una de las cosas que llamaron primero mi atención, porque las dos cosas que más me apasionan de una novela son el misterio y el amor rozando lo adolescente. En segundo lugar, y haciendo referencia a mi segunda confesión, esta novela está plagada de escenas eróticas, algunas de esas que te erizan el vello y otras tan frescas y pasionales que te devuelven a tu adolescencia. Esto lo consigue la prosa tan magnífica que utiliza la autora en estas escenas, rozando lo poético y prácticamente componiendo el párrafo en versos. Esta técnica me pilló desprevenida, pero me apasionó desde el primer momento, ya que le otorga una fluidez diferente al texto y le da un respiro a la intensidad que va cogiendo la trama. Y debo decir que es una trama bastante intensa, que no para hasta el último párrafo del libro, y que, a mí, sin duda me ha dejado con ganas de saber más.

En un plano algo más negativo, destacaría la estructura de la novela ya que esta no llega a convencerme del todo. No encontramos una novela propiamente dividida en capítulos, sino que mejor dicho es la propia trama la que marca el ritmo, encontrando un nuevo capítulo solamente cuando algo significativo va a ocurrir. Es una idea que me atrae y me repele a la vez, ya que hace que algunos capítulos se vuelvan un poco largos (sobre todo para alguien como yo que no para de leer hasta llegar al final de un capítulo, ¿vosotros hacéis lo mismo, bookdiseos?).

Además, podríamos señalar que la edición de la novela no está del todo pulida, y aunque la culpa de esto no puede atribuírsele directamente a la autora, sí que le afecta bastante. Creo que el estilo, la trama y la calidad del libro mejorarían mucho si está edición hubiera estado más cuidada, evitando así erratas, párrafos demasiado largos o incoherencia de estilo en los diálogos. Estos detalles son los mimos finales del libro, lo que consiguen que una historia pase de buena a excelente. Quitando esto, la novela se presta a que evoluciones con ella.

Por otra parte, debemos destacar que los personajes se convierten en tus confidentes a la vez que los del protagonista. Cada uno tiene una función importante en la evolución de Constantino, y esto a su vez supone una reflexión personal para el lector. En este sentido, me gustaría cerrar esta entrada citando una de las frases que más me han marcado del libro y que resume muy bien una de las lecciones que aprende Constantino: “La felicidad del ser amado pasa por el respeto de su libertad; no se trata de concederla pues es algo con lo que a priori ha de contar, sino de aceptarla”.

Bueno bookdiseos, ¿os animaríais a leer algo de esta autora? ¿Conocéis a algún escritor de vuestra ciudad? ¡Contadnos en los comentarios!

12 de julio de 2017

5 libros de Norte para el verano. 2.ª parte

¡Hola, bookdiseos! ¿Recordáis nuestra entrada de cinco libros para el verano? Si os soy sincero, me supo a poco, así que he decidido ampliarla con otros cinco libros. La idea es la misma que la de la otra entrada, libros u obras que sirvan para momentos especiales del verano (fiestas, piscina, playa, arena, hamaca, calor…). En esta ocasión encontraréis más poesía, porque es un género breve que se adapta perfectamente a nuestro ritmo veraniego. ¿Listos? Let’s go!

5. Antología de poesía erótica griega, recogida y traducida por J. Luis Calvo Martínez

Esta antología es un lujazo tremendo. Costando menos de veinte euros, tienes a tu disposición un conjunto enorme de poemas (¡en bilingüe!) que van desde el principio de la literatura occidental con la épica griega, hasta las vanguardias helenísticas (sí, como lo lees) de antes de la conquista romana. Estos poemas expresan amor físico y espiritual hetero y homoeróticos, fruto de una sociedad donde el culto a la sensualidad es la esencia de su poesía. Ideal para leerlo en las noches de verano.

4. La nausée (La náusea) de Jean Paul Sartre

La nausea es un relato maravilloso sobre el propósito de la existencia del ser humano. Sartre, compañero de la gran Simone de Beauvoir, nos acerca a la vida de un hombre cuyo mundo se hunde y deshace, a medida que él desmonta su propia realidad. Esta novela es una genialidad que combina lo mejor de la narrativa y lo mejor de la filosofía. Ideal para las esperas (en atascos, en salas de espera, en terminales…).

3. Ariel de Sylvia Plath

Sin duda, una de mis poetisas favoritas, esta autora es capaz de helarte el corazón, lo que no viene nada mal para este calor. Además, su poesía es muy musical y sensorial, lo que le añade encanto. Ella pertenece a una corriente poética llamada Confessional Poetry o poesía confesional, un grupo de poetas norteamericanos que consideraron la poesía como un medio de expiación de sus traumas y tribulaciones. Ideal para llevártela a la arena o a la piscina.

2. Une saison en enfer (Una temporada en el infierno) de Rimbaud

En Alianza Editorial existe una edición de estos turbadores poemas en bilingüe. Estos poemas inauguran una estética que no pasó desapercibida en el Simbolismo francés. Rimbaud, el joven que encandiló a Verlaine y a generaciones de poetas, agotó su talento poético a los diecinueve años, después de haber escrito las mejores poesías de la lengua francesa. Su vida fue absolutamente increíble, ¿conocéis poetas que después fueran traficantes de armas? Para el calor asfixiante, una visita al infierno rimbaudiano.

1. El corazón helado de Almudena Grandes

Para los amantes de los libros mastodónticos, esta novela de Almudena Grandes es la lectura definitiva. Recuerdo que la misma Grandes me escribió al firmarme el libro que deseaba que me helara el corazón, y lo hizo. Esta historia que combina tramas que abarcan el mundo contemporáneo y la etapa de la Guerra Civil española, comprende unos sentimientos muy profundos de pertenencia y lazos familiares. Quizás odiéis al protagonista contemporáneo, pero Grandes, con la dulzura que la caracteriza, no deja de mostrarnos que todos, absolutamente todos, tenemos flaquezas. Este libro es ideal para esas tardes en las que parece que nuestro sol no quiere abandonarnos y lo único que nos apetece es tumbarnos a leer.

Hasta aquí esta nueva lista, chicos. Espero que os haya gustado y os haya dado ideas para nuevas lecturas, ya que el verano no ha hecho más que comenzar. Eso sí, puede que caiga una tercera edición de lecturas veraniegas. Hasta entonces, ¡disfrutad de la lectura!

6 de julio de 2017

Reseña: Amor no correspondido – Barbara Pym

¡Hola, bookdiseos! ¿Qué tal van ese verano? Espero que tengáis tiempo para disfrutar y viajar a diversos lugares sumergiéndoos en las páginas de cualquier libro. Hoy vengo a hablaros de un libro, Amor no correspondido de la británica Barbara Pym. Ya sabéis por entradas anteriores que esta autora y su prosa conquistaron mi corazón, así que cuando nuestros queridos colaboradores de Gatopardo nos enviaron su nuevo trabajo casi morimos de la emoción.

Si Mujeres excelentes me gustó, este libro me ha encantado. Y os preguntaréis, ¿de qué va Amor no correspondido? Y yo, que soy fiel servidora vuestra, os lo voy a contar. Esta novela narra una comida de enredos amorosos (al más puro estilo de nuestro Lope de Vega) en el que Dulcie Mainwaring es la protagonista. Dulce comparte con otros personajes femeninos de la autora su curiosidad y su sentido de la responsabilidad y amabilidad hacia los demás. En este caso, todo comienza cuando su prometido, Maurice, rompe con ella con esas excusas tipo “Eres demasiado para mí” que encierran un “Estoy cansado de la relación, pero no quiero hacerte daño diciéndotelo”. Con este escenario, Dulcie decide ir a un congreso sobre editores, autores y literatura en general, ya que ella se dedica a realizar índices de libros por encargo. ¡Vaya manera de animarse! El caso es que allí conocerá a Viola Dace y Alwin Forbes. Estos mantuvieron una relación esporádica en su día y mientras Viola sigue pillada, Alwin intenta evitarla a toda costa a pesar de haber terminado su relación con su esposa. Dulcie queda prendada de Alwin y, curiosa como es, decide investigar todo sobre él –hermano, madre, exmujer y exsuegra incluidos–.

Un día la sobrina de Dulcie, Laurel, decide venir a estudiar a Londres y, por tanto, quedarse a vivir con ella. Esto supondrá un giro en la no-historia de amor, ya que Alwin se fijará en ella. El resto…ya lo descubriréis vosotros mismos.

El humor de Pym está presente en esta novela, tanto que podríamos decir que es otro de los protagonistas. Asimismo, y a través de los distintos puntos de vista de los personajes la autora consigue una crítica radiografía del Londres de su época. La narrativa de Pym es inconfundible y el sello de la autora queda de nuevo reflejado en la cuidada traducción de Irene Oliva Luque que, sin duda, no ha bajado el listón con respecto al anterior traductor, Jaime Zulaika.

Sobra decir que la edición es magnífica en cuanto a la calidad y al cuidado con el que está realizada. Así que, si queréis seguir descubriendo un poco más de Barbara Pym y engancharos tanto como yo, os lo recomiendo muchísimo, sobre todos a aquellos que disfrutéis con autoras como Jane Austen.

4 de julio de 2017

Recomendación del mes: Casa de Muñecas - Henrik Ibsen


¡Buenos días bookdiseos! Hoy es 4 de julio y los americanos celebran el día de la Independencia de los Estados Unidos. El día de hoy no haré ninguna entrada relacionada con este acontecimiento, sino que me iré a un país muy distinto, a una época algo distante y a un género que no solemos trabajar demasiado en el blog. Hoy os traigo Casa de muñecas de Henrik Ibsen como la recomendación del mes de julio.

La primera vez que oí hablar de esta obra fue gracias al concurso español “Saber y Ganar” y posteriormente supe nuevamente de ella a raíz de la asignatura “Literatura Universal” que cursé en segundo de bachillerato. Sin embargo, nunca me decidí a aventurarme en su lectura. Hace un año la vi en uno de los puestos de la Feria del libro de Sevilla y me picó bastante el gusanillo. Debo admitir que no soy muy dada a leer teatro, por lo que en mi colección se pueden encontrar muy pocas obras de este género.

Casa de muñecas me pareció una obra divertida con un trasfondo de crítica social bastante interesante y una osadía recalcable teniendo en cuenta que se trata de una obra teatral del siglo XIX. Sus personajes tienen la capacidad de atraparte de una forma un tanto sutil que va in crescendo a medida que el propio personaje sufre una transformación. El papel de la protagonista es sin duda lo más importante de esta obra maravillosa, pues consigue en cierto grado separarse o más bien enfrentarse al papel de la mujer en la Noruega del siglo XIX.

Si lo que esperáis es una obra con un trasfondo feminista muy profundo os advierto que esta no es vuestra obra. Lo que ocurre con la protagonista no es un ejemplo de feminismo admirable del XIX sino más bien un ejemplo de mujer valiente de su época que sufre una metamorfosis. En realidad, más que una metamorfosis, lo que Nora, la protagonista, deja ver es su verdadero yo y se aleja de sus aires de muñequita de porcelana y princesita mimada que se pueden apreciar al principio, para hacerse valer por sí misma en una sociedad remarcada por “el qué dirán”.


Para acabar esta entrada solo me queda decir que me encantaría que disfrutarais esta obra de la misma forma que he hecho yo y que no me he extendido en el análisis de la obra y tampoco he hablado de la historia para que seáis vosotros quien descubráis este teatro. Al fin y al cabo, esto no es una reseña sino una recomendación del mes. Toda Bookdisea os desea un verano maravilloso y unas lecturas estupendas. Os quiere

28 de junio de 2017

Literatura para disfrutar con orgullo


Queridos bookdiseos, hoy es 28 de junio, y esta sería una fecha como otra cualquiera si no hubiera estado marcada, en 1969, por los disturbios de Stonewall. Estos disturbios, en el barrio de Greenwich Village en Nueva York, fueron el germen de las manifestaciones que hoy se conocen como Orgullo. Stonewall Inn fue un bar de la mafia, muy frecuentado por la escena LGBT neoyorquina. Sin embargo, las leyes de la ciudad prohibían la homosexualidad y cualquiera de sus manifestaciones, lo que llevó a numerosas redadas de la policía en bares y otras zonas. Los disturbios fueron la respuesta a estas políticas que se venían llevando desde los 50. Heterosexuales, homosexuales, bisexuales y transexuales se echaron a la calle para pedir que, de una vez, se dejara de criminalizar a seres humanos por su sexualidad.

Pero primero nos gustaría hacer una distinción clave. ¿Qué es un libro LGBT y un libro queer? Fácil, es un libro cuya temática gire en torno a la experiencia LGBT o queer. Sin embargo, esto no quiere decir que cualquier obra en la que el personaje protagonista o varios personajes principales sean homosexuales sea una obra LGBT o queer. Para nada. Un thriller con un personaje gay no es un ejemplo de literatura LGBT, es un ejemplo de un thriller. Si esto no fuera así, ¿dónde está la normalización? La literatura LGBT trata aquellos aspectos relacionados con la identidad homosexual, bisexual o transexual, siendo esta la temática principal. Por ello, la literatura LGBT suele estar compuesta de novelas de crecimiento o memorias. La literatura queer, por su parte, trata la identidad no solo a nivel de sexualidad, sino también a nivel de género, de forma que se cuestiona el binarismo de los géneros masculino y femenino, proponiendo otras vías. Esta literatura trata el fenómeno transgénero, y suele estar combinada con la temática LGBT, aunque no siempre.

Pues bien, aclarados estos conceptos y para celebrar este día, os traemos diez obras y autores que son clave para comprender que en nuestra cultura las identidades sexuales siempre se han representado, y con mucho orgullo. ¡Empezamos!

10.- Safo de Lesbos

La grande entre los grandes, la poetisa griega Safo. Sin ella no es posible comprender la cultura lésbica, puesto que de ella parte su nombre (además, el término sáfica fue utilizado durante mucho tiempo). Su poesía es sutil y vigorosa, plagada de sensualidad y domesticidad. En la poesía de Safo, el lugar para el amor entre mujeres es el terreno del gineceo (zona de la casa exclusivamente de mujeres). Además, ella fue sacerdotisa y maestra de un círculo de doncellas, a las que instruía en las artes liberales y en el arte de amar. Toda una explosión de sensualidad y sexualidad. Grecia, capital occidental de la poesía erótica, en estado puro, chicos.

9.- Sonnets de William Shakespeare

Sí, como leéis. Shakespeare supuso una decepción para la crítica más reaccionaria cuando se interpretaron sus sonetos, y se destapó que estaban dedicados, en un número muy importante, a un hombre. Se excusaron entonces con el hecho de que aquel hombre era su patrón, pero es evidente que las connotaciones sexuales de muchos poemas despejan la incógnita. Sus sonetos muestran una realidad bisexual, en la que Shakespeare mantiene relaciones sexuales con su patrón y con una posible prostituta de raza negra, todo un escándalo para el Renacimiento inglés.

8.- The Well of Loneliness (El pozo de la soledad) de Radclyffe Hall

Novela atrevidísima, que causó un revuelo enorme en la Inglaterra de 1928, puesto que fue la primera en tratar abiertamente una relación lésbica. No en vano le causó numerosos problemas a la señora Hall. En ella, las clases sociales y la sexualidad se enfrentan, al igual que cuestiones de la identidad lésbica, presentando una temática en parte queer en parte LGBT.

7.- Dancer from the Dance (El bailarín del baile) de Andrew Holleran

Esta novela, narrada con un estilo y gusto exquisitos, nos aproxima a la vida de Anthony Malone y Andrew Sutherland. El primero es un brillante abogado que abandona la vida perfecta de acuerdo con los estándares estadounidenses para sumergirse de lleno en la escena gay de Nueva York y Fire Island (lugar vacacional gay de gran popularidad). Sutherland es un drag queen drogadicto y fabuloso, toda una celebridad de las discotecas gay neoyorquinas. Por frívola que parezca la trama, el mensaje es una profunda reflexión acerca de la brevedad de la vida y el disfrute de los placeres físicos como un medio de liberación intelectual. Una joya del grupo de escritores The Violet Quill.

 6.- A Boy’s Own Story (Historia de un chico) de Edmund White

Esta historia es, quizás, uno de los Bildungroman más famosos de la literatura gay. En esta novela, el protagonista narra su evolución desde niño hasta la adolescencia, mientras descubre su identidad y la naturaleza del deseo homosexual. Es comparable a El palomo cojo de Eduardo Mendicutti, que aparece más adelante.

5.- Giovanni’s Room (La habitación de Giovanni) de James Baldwin

Baldwin es considerado como uno de los grandes novelistas contemporáneos estadounidenses, y no es para menos. En esta joya, listada como una de las mejores novelas LGBT de todos los tiempos, un chico llamado David conoce, en París, a Giovanni, ejemplo de masculinidad italiana. Sin embargo, el hecho de que David esté prometido con Hella (cuyo nombre recuerda a la palabra infierno en inglés y se corresponde con el nombre de la diosa nórdica de la muerte), complicará la situación. Esta novela trata una temática tan importante como es el desarraigo y la expatriación americanos, en auge desde la época de la Generación Perdida.

4.- The Normal Heart (Un corazón normal) de Larry Kramer

The Normal Heart fue la cumbre del teatro americano del SIDA. Este teatro cumplió la función de promover el activismo para prevenir la escalada del SIDA en América, que en algo menos de una década se llevó por delante a miles de personas, sin que el gobierno hiciera nada al respecto. Finalmente, tras ejercer presión y por la muerte de algunas figuras culturales por dicha enfermedad, el gobierno empezó a actuar y a ofrecer asistencia médica ante la pandemia. The Normal Heart se centra en los años de 1980 a 1985, época de gran virulencia. Podéis encontrar la película basada en la obra, escrita por el mismo Larry Kramer y protagonizada por Mark Ruffalo y Matt Bomer, con la aparición de otros actores como Jim Parsons.

3.- Orlando de Virginia Woolf

Este clásico ni siquiera sabía que estaba siendo la primera gran novela queer cuando se publicó. En ella, Woolf nos acerca a la vida de un noble inglés que, tras gozar de todos los privilegios que su sexo y posición le proporcionan, se transforma de la noche a la mañana en mujer. La transformación no le deja más remedio que aprender a vivir como mujer, mientras aún razona cuál es su verdadera identidad. Novela compleja, típica de Woolf, pero que no deja de ser un clásico de literatura feminista y bello ejemplo de novela queer.

2.- Los novios búlgaros de Eduardo Mendicutti

Por fin un español, y de los buenos, además. Mendicutti tiene un estilo inconfundiblemente andaluz, que consiste en contar tragedias mientras te hace reír. Esta novela nos acerca a la vida de un hombre homosexual rico de Madrid y sus relaciones con un prostituto búlgaro. Absolutamente desternillante, esta novela cuenta las crudezas de la prostitución y desciende al fondo de la ternura y la conmiseración humanas. Cuando la leí, no sabía cuándo dejar de reír y empezar a llorar, y viceversa.

1.- The City and the Pillar (La ciudad y el pilar de sal) de Gore Vidal

Su editor le dijo que nunca le perdonarían esta novela, y no se equivocó. Cuando se publicó en los 50, fue un completo best seller y escándalo público en la sociedad estadounidense. Vidal fue el primero en destapar la subcultura gay estadounidense y los sitios donde se concentraba. Además, la aparición de figuras famosas bajo seudónimo llevó a la caza de brujas entre las estrellas del cine y la cultura estadounidenses. Pero, sin lugar a dudas, lo que más me gusta de esta novela es su manera de coger uno de los grandes textos americanos, Moby Dick, y adaptar su historia para uno de los grandes textos de la literatura gay.

Hasta aquí la lista, chicos. Evidentemente, nos dejamos miles de obras y autores en el tintero (Christopher Isherwood, Djuna Barnes, E. M. Forster, Propercio, Petronio, André Gide, Marcel Proust…), pero es que si no nos pasamos el día entero recomendando libros y autores. Ya sabéis, si os ha gustado, dejad un comentario, y si no, también.