3 de junio de 2017

Reseña: Nunca es tarde para morir - Pablo Palazuelo


Cuando era adolescente me bebía con ansias libros de 500, 700 o incluso 1000 páginas. Tal vez la culpa la tuviera el género literario que leía, pues en su mayoría era fantasía juvenil. Ahora que tengo más edad y me rodeo de amigos con inquietudes literarias bastante interesantes, se puede decir que me he vuelto algo más exquisita a la hora de comprar o leer un libro. Por supuesto, esa pequeña metamorfosis literaria ha afectado también a la extensión de los libros que escojo o recomiendo. Normalmente, el número de páginas de estos oscila entre 100 y 300, aunque por supuesto hay excepciones.

Muy a mi pesar Nunca es tarde para morir no sería una de esas excepciones, ya que dudo que lo comprara o recomendara motu proprio. Como ya reflejé en una de mis entradas anteriores, uno de los géneros que más me gusta es la novela negra, por la intriga, la nocturnidad, la ansiedad y a veces el miedo que puede envolver la obra. Sin embargo, Pablo Palazuelo no ha conseguido que tenga la sensación de estar ante una lectura de suspense sombrío, si no que más bien me ha llevado a un suspense de madrugada en la que desaparecen los monstruos de la noche, el peligro y la violencia, por lo que en numerosas ocasiones he querido abandonar el libro y abandonarme al sueño. 

Tratando de realizar un análisis más extenso, debo decir que lo primero que llama la atención es la extensión de la obra. Escribir un libro no es una tarea fácil y escribirlo con tantas páginas puede ser una tremenda odisea. El problema real aparece cuando la cantidad excede a la calidad. Me explico. Si un libro extenso tiene un comienzo que no logra atraparte o una cantidad notoria de páginas, pongamos 100, que no han conseguido despertar tu interés, puede hacer que el lector tenga una u otra disposición al leer. En mi caso, quise abandonar bastantes veces este libro.

Por otra parte, uno de los mejores métodos hipnóticos literarios son los personajes. De hecho, unos protagonistas con carisma, con una capacidad de resolución de los problemas admirable, con unas salidas elocuentes y un humor característico pueden salvar una historia que no termina de enganchar. En esta obra no he podido apreciar personajes, a pesar de que hay bastantes, que te atrapen de esa forma especial. De hecho, algunos me producen cierto rechazo por ser poco creíbles, monótonos y lánguidos. 


En cuanto a la técnica narrativa del autor, debo resaltar que es fresca, sencilla y fácil de leer. No se para en tecnicismos ni en grandes desarrollos de difícil comprensión como suelen tender algunos nóveles del suspense. La longitud de las frases es adecuada puesto que tienen la extensión que exige cada momento. Además, de su escritura se puede extraer el gran trabajo de documentación que tiene detrás. Como punto negativo destacaría los diálogos, que tal vez son demasiado explicativos y le dan a la novela pausas completamente innecesarias.

Por último, solo me queda añadir que personalmente no me gusta la publicidad que se le da en la plataforma Amazon. Es preferible dejar al lector que construya su propio juicio sobre si la novela o no la mejor novela de suspense de todos los tiempos. Si bien es cierto que las estadísticas de compra en la mencionada página son realmente exitosas, una publicidad de estas características puede crear un hype (expectativas) que se torne en decepción. Creo que hay que ser humilde y justo con el lector, pues es aquel quien te lee el que hace que tu obra triunfe o no.

Y esto es todo bookdiseos. Como habéis podido observar últimamente he leído mucha novela negra, por lo que ahora quiero cambiar de género y centrarme en otro tipo de literatura. Y vosotros ¿habéis leído el libro? ¿coincidís con mi criterio? Nuestro blog se nutre de vuestros comentarios así que ¡a dar mucho amor! Os quiere

1 comentario:

  1. Great post!

    You have a nice blog!

    Would you like to follow each other? Let me know on my blog with a comment! ;oD

    Have a great day!

    xoxo Jacqueline
    www.hokis1981.com

    ResponderEliminar