26 de mayo de 2017

Distopías para todos los gustos


Hola, bookdiseos. Os traemos hoy una entrada dedicada a las distopías. Probablemente todos nuestros lectores conozcan el género, puesto que se ha afianzado en los últimos años dentro de la literatura juvenil como uno de los más conocidos. Los juegos del hambre, Divergente y muchas otras han popularizado este género, que incluso ha traspasado los límites de la novela. También se encuentran ya relatos, obras teatrales o géneros audiovisuales como el video musical que recurren a la distopía.

Sin embargo, la distopía ya estaba como género literario desde mucho antes. Las más conocidas de todas son la gran novela de G. Orwell, 1984, Brave New World (Un mundo feliz), de Aldous Huxley o Fahrenheit 451, de Ray Bradbury, (reconocemos que son de nuestras favoritas). Lo que tal vez no sepáis es que la novela distópica comenzó a desarrollarse en el siglo XIX. El auge de la tecnología y el colonialismo fue el artífice de que aparecieran estas novelas, ya que el mundo colonizador tenía un gran temor: que la riqueza se acabase. Para nosotros, el mejor ejemplo de estas novelas está en The Time Machine (La máquina del tiempo) de H.G. Wells. Aquí, el protagonista viaja a un futuro en el que las especies inteligentes viven en un entorno primitivo (lo que asemeja esta novela al concepto de ecotopía) y divididas en dos razas humanoides provenientes del homo sapiens.

Pero incluso en el siglo XVIII hay un relato satírico, muy conocido, que tiene elementos distópicos. El último mundo que el protagonista de Gulliver’s Travels (Los viajes de Gulliver) visita resulta ser el lugar en el que habitan seres con forma de caballo (caballos de hecho) que pueden hablar y que han organizado una sociedad perfecta. Lo único es que comen humanos, genial, ¿no os parece?

Pero, si os fijáis, en todas las que hemos mencionado hay un componente de literatura política. Las distopías juveniles de ahora funcionan bajo los mismos supuestos. El auge de la propaganda política, la guerra y el terrorismo engrasan los mecanismos de estas novelas. No obstante, para finalizar, os traemos un ejemplo de distopía moral: A Clockwork Orange (La naranja mecánica). Esta obra, de Anthony Burgess, difiere de otras distopías que hayamos leído. En ella, su protagonista es un joven vándalo, que habla una jerga llamada nadsat (una mezcla entre ritmo Cockney británico y vocabulario ruso, realmente genial). Cuando la policía atrapa a este chico, lo someten a un experimento que anula toda su capacidad para cometer crímenes. El único problema es, ¿cuál es su valor ahora en sociedad? No responderemos a esta pregunta para no hacer spoilers. Recomendamos esta novela por su enorme trasfondo de teorías morales.

Hasta aquí llegamos hoy, espero que hayáis disfrutado y os hayamos dado ideas. Sabemos que dejamos mucho en el tintero, es imposible no hacerlo.

6 comentarios:

  1. He leído Fahrenheit 451 (que me decepcionó mucho) y tengo en casa 1984, que me apetece mucho ya que leí Rebelión en la granja y me encantó. La Naranja Mecánica me lo apunto. Gracias por las recomendaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh! Una lástima que te decepcionara Fahrenheit, es uno de los libros favoritos de Norte. Sin embargo, nos alegra que te sirva nuestra entrada. Esperamos que disfrutes con La Naranja Mecánica.
      ¡Un saludo! ¡Nos leemos!

      Eliminar
  2. Holis!
    Tengo re pendiente (y lo peor es que lo tengo en la biblio) 'La naranja mecánica' pero de todos los libros distópicos el que más disfruté fue 'Fahrenheit 451'

    ¡un beso y gracias por el post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Muchas gracias por tu comentario. ¡Nos leemos!

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Me encantó esta entrada.
    Mi libro favorito es Fahrenheit 451. He disfrutado también de La Naranja Mecánica, La Rebelión en la Granja y Un Mundo Feliz. Espero pronto poder leer 1984 que le tengo muchas ganas pero nunca pude terminarlo.
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Muchas gracias por tu comentario. Esperamos que le des una nueva oportunidad a 1984.¡Nos leemos!

      Eliminar