22 de abril de 2017

Reseña: La gente del Abismo - Jack London



Conocí a Jack London muchos años atrás con la historia de Colmillo Blanco, novela que siempre recordaré con ternura, como uno de esos libros que te inicia a la lectura y que te hace querer sumergirte más y más en ese viaje entre páginas y letras. La supervivencia del más fuerte, la crudeza de lo salvaje o como la sociedad decide quién es apto para vivir en ella y quién debe ser aislado, son algunos de los temas que mi mente de niña pasó por alto pero que estaban presentes en la historia de nuestro amigo mitad perro mitad lobo. Más de quince años después otro libro de este autor llamó a mi puerta y cuál fue mi sorpresa al ver que los temas antes mencionados siguen aplicándose, aunque de manera más metafórica, a La gente del abismo.

El abismo es esa línea que separa lo bueno de lo malo, lo visible de lo que debe ser invisible, la ficción de la cruel realidad; y quién nos iba a decir que esa línea estaba dibujada a fuego en el suelo, separando las dos caras de Londres. La gente del abismo nos traslada a 1902 de la mano del propio Jack London tratando de camuflarse entre los rostros más pobres y mugrientos de Londres, que intentan paliar el hambre y la miseria con alcohol. Esta novela documental nos sumerge en ese infierno que representara el East End de Londres en una época en la que el resto de Inglaterra prosperaba y crecía. London le da voz y visibilidad a todas esas personas que la sociedad se aferraba en hacer invisibles, desde una perspectiva objetiva y veraz, siendo un mero testigo de lo que la ciudad tiene por ofrecerle. Es un agente doble dispuesto a desenmascarar la hipocresía de la sociedad londinense utilizando una prosa que te acerca a la ficción, contraponiéndola con hechos y datos que te llevan de nuevo a la triste realidad que refleja la obra.

London consigue hacer esta novela familiar, viajando cien años y aterrizando en la sociedad que nos toca vivir. Esto sumado a una impecable edición de Gatopardo Ediciones, como hemos recalcado en entradas anteriores, nos hace zarpar sin remedio, sin billete a lo más hondo del abismo. Además, la prosa con la que London describe la crudeza de la cara oculta de Londres nos llega de palabras de Javier Calvo, quien consigue plasmar a la perfección la intención del autor, escogiendo las palabras adecuadas para cada momento y ayudando aún más a sumergirte en este viaje de miseria y desazón que plasma la novela. Algunos sucesos relatados – vagabundos siendo echados de las calles, haciéndolos invisibles para el resto de la sociedad – denuncian la relevancia que esta obra sigue teniendo hoy en día, donde las necesidades superficiales de la minoría, continúan anteponiéndose a las necesidades básicas de la mayoría, que sufre y pasa hambre, ante la pasividad del resto de la sociedad.

La sociedad que London retratara debería ser ficticia, sin embargo, aún hoy se siente demasiado real y cercana. Esto se plasma en el libro en la siguiente conclusión del autor: “Ni un solo miembro de esta clase gestora puede declararse no culpable ante el tribunal de la Humanidad. […] Los manjares que come esta clase, el vino que bebe, los espectáculos que monta y la elegante ropa que lleva son desafiados por los ocho millones de bocas que nunca han tenido bastante para poder saciarse y por los doblemente ocho millones de cuerpos que nunca han tenido ni techo ni ropa adecuados”. En este sentido, como dice Iain Sinclais en el prólogo, esta novela representa un pistoletazo de salida para otros autores más contemporáneos, como Orwell o Kerouac, que siguen intentando retratar el lado oscuro de más allá del abismo de nuestra sociedad para poder aprender y sobrevivir a ella.

Con esta novela, Jack London vuelve a conseguir ganarse un hueco en mi corazón de, esta vez, no tan niña, y despertar en mi esa inquietud de crítica y protesta social. ¿Y vosotros bookdiseos? ¿Os habéis leído esta novela? ¡Estoy deseando leeros en los comentarios!

2 comentarios:

  1. Hola! Lo primero: qué foto tan bonita :)
    No he leído nada de este autor pero sí que me suena "Colmillo blanco". Eso de que haga crítica social me parece un punto a favor enorme, es un plus en todos los libros y además que esté ambientado en otra época y aún pueda aplicarse hoy es para reflexionar...
    Me quedo por aquí :) Saludos desde th3readersdiary.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Hola! Muchas gracias por leernos y por tu comentario ❤️ A mi también me sorprendió mucho ya que hacía años que no sabía nada de el! Si te gustan autores como George Orwell te lo recomiendo :3

    Nos hemos pasado por tu blog y nos encanta! Nos leeemos :3 Un saludo!

    Oeste

    ResponderEliminar