13 de marzo de 2017

Ian McEwan, un autor muy British


Hoy os presento a un autor más británico que el té con pastas a las cinco, que Queen Elizabeth y que el Big Ben. Nacido en 1948 en una localidad de Hampshire, McEwan vivió una infancia marcada por constantes viajes hasta que se asentó en Reino Unido. Comenzó su carrera literaria con First Love, Last Rites en 1975 (en español Primer amor, últimos ritos, publicado en Anagrama), y su primer gran éxito literario fue The Child in Time en 1987 (traducido al español como Niños en el tiempo, publicado por Anagrama en 1989).

Cuando abrimos un libro de McEwan descubrimos un universo narrativo muy particular, invadido por tramas múltiples y personajes de gran profundidad. Además, McEwan tiene una afición por la música que se transmite en el curso de la narración. El británico es un maestro de los tempos, acelerando y decelerando, recordando a través de flashbacks y adelantando mediante prolepsis (palabro que significa flash forward). A esto se une un sentido de la musicalidad y el ritmo de la frase mágicos. En definitiva, cualquier novela de McEwan supone para nosotros como lectores una experiencia sensorial a todos los niveles.

Y como decía al principio, McEwan es, ante todo, muy británico. Él no escribe para lucirse, ni para crear una obra maestra de la pomposidad, qué va, es demasiado británico para eso. Su estilo es tranquilo, relajado y con mucha flema. Y es que no lo puede evitar. Para cualquiera interesado en aprender inglés leyendo, este novelista es imprescindible.

Para acabar, os dejo tres obras muy recomendables:

Atonement: publicada en español como Expiación, nos acerca a la vida de una chica desde su infancia hasta la edad adulta, una vida marcada por un error fatal, que la arruina por completo. Esta obra fue llevada al cine en 2007, protagonizada por Keira Knightley y James McAvoy, y acabó con premios en los BAFTA y los Oscar.

On Chesil Beach: en español Chesil Beach, esta novela corta nos acerca a la noche de bodas de una joven pareja que, sin saberlo, representan la angustia generacional del período de posguerra. Para los amantes de las novelas psicológicas y escabrosas, es una lectura perfecta.

The Children Act: publicada en español como La Ley del Menor y personalmente mi preferida, esta novela nos acerca a la vida de una juez del Tribunal Supremo, que se ve en la tesitura de decidir si un chico, proveniente de una familia de testigos de Jehová, debe recibir una transfusión de sangre.

¿Qué piensas? ¿Has leído o leerías algo de este autor? ¡Espero tu respuesta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario